La Xunta incorporará al pass covid a los niños cuando haya un alto porcentaje de vacunados

El conselleiro de Sanidad, Julio García Comesaña, posa esta mañana con los sanitarios que trabajan en una ambulancia/Xoán Rey/EFE
|

El conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, ha declarado este viernes que Galicia plantea implementar el certificado covid para niños de 5 a 11 años en un futuro próximo, cuando los niños ya hayan recibido la primera dosis de la vacuna y haya un alto porcentaje de vacunación en esta franja de edad.


Aunque el conselleiro todavía habla de previsiones, ha asegurado que su departamento "no descarta" incorporar el certificado en los niños de 5 a 11 años con "la primera dosis", debido a que el tiempo que debe transcurrir para inocular la segunda dosis en este grupo de edad es de ocho semanas.


"En cuanto tengamos un porcentaje razonable de esta franja de edad con la vacunación incorporaremos este requisito", ha asegurado Comesaña durante una visita al hospital provincial de Conxo, en Santiago, en la que ha puntualizado que con las dosis recibidas hasta ahora aún no se alcanza el "el 50 %" de la población diana.


Sin embargo, para las dos primeras semanas de enero se esperan nuevas remesas de vacunas, que permitirán vacunar "aproximadamente" al 85 % de los niños entre 5 y 11 años, momento en el que podrá considerarse implantar el certificado covid.


Respecto a los certificados, Comesaña ha comentado que la tercera dosis de la vacuna se ha incorporado en los certificados para adultos, aunque ha especificado que, en cuanto a usos, no se va a distinguir entre la pauta completa de personas de menos de 40 años, con dos dosis; y la pauta completa en mayores de 40, con tres dosis.


Sí que ha señalado que en el futuro, "probablemente" se acaben exigiendo las tres dosis para el certificado.


Galicia, que sufre por segundo día consecutivo un repunte de contagios, encara la Navidad con cierta incertidumbre, ya que según el conselleiro la evolución de la pandemia en los próximos días será determinante para decidir si se imponen nuevas restricciones, algo que ha descartado por el momento si los datos se consolidan y la pandemia no evoluciona de forma negativa.


"Vamos a esperar a estos días, para ver si se consolidan los datos o van a peor. Ahí valoraremos las medidas", ha destacado Comesaña, que ha añadido que los datos "siguen sin ser buenos", debido al incremento de casos diarios, algo que puede deberse a los efectos del puente de diciembre.


Aunque ha afirmado que la situación en hospitales sigue estando en parámetros "razonables", todavía preocupa la situación en Vigo, que mantiene "cierta presión hospitalaria", mientras que la de Ourense presenta una situación "un poco más controlada".


Comesaña ha apelado, por tanto, al comportamiento "individual y colectivo" y a la "prudencia" de cara a las celebraciones, reuniones y cenas navideñas, porque, según ha expresado, "estamos a punto de pasar a un nivel de contagio que conllevaría a tener que tomar más medidas".


El titular de Sanidade ha defendido las que ya están en vigor, como la limitación en el número de personas en mesa a ocho personas o la prohibición de realizar cócteles y actos de recepción con aperitivo y público de pie en la hostelería, mientras que también ha señalado el gran esfuerzo que está haciendo la consellería en la vacunación.


Respecto a la prohibición de los cócteles o comidas de pie, Comesaña ha declarado que es una decisión derivada de una recomendación del subcomité clínico y la ha justificado en el "riesgo" que supone "estar sin mascarilla y poder moverse".


El conselleiro ha señalado que en las mesas, guardando la distancia y con la limitación de ocho personas se producen menos riesgos, porque no existe movilidad y no hay "tanta interacción".


Respecto a la variante ómicron, desde Sanidade elevan ya a 19 el total de casos secuenciados, tras confirmar siete nuevos casos en el área de Santiago.


Preguntado sobre la posibilidad de modificar el protocolo sobre los contactos estrechos de covid, el conselleiro ha declarado que es una medida que debe realizarse en el "ámbito nacional", porque tiene implicaciones de muchos tipos y es algo que además fue planteado ya en el comité interterritorial del pasado miércoles.


"Esperamos que se haga una modificación de manera general, ya que tiene implicaciones más allá de una propia comunidad. No podemos tener un criterio distinto", ha destacado el conselleiro, que ha señalado que le parece "razonable", ante la expansión de la variante ómicron, que se incorpore en el protocolo el aislamiento obligatorio ante un contacto estrecho con un positivo, a pesar de estar vacunado.

La Xunta incorporará al pass covid a los niños cuando haya un alto porcentaje de vacunados