La Xunta financia la inclusión de cerca de 3.500 trabajadores con discapacidad

Acto de conmemoración de la iniciativa “Baixo o mesmo paraugas”, que se celebra cada año con motivo del Día Internacional de las Personas con Discapacidad | pedro puig
|

La Xunta destinará veinte millones de euros para apoyar la inserción laboral de unas 3.500 personas con discapacidad en 110 centros especiales de empleo (CEE) de la comunidad en la convocatoria 2021-2022.


Con este presupuesto, que supera en más del 16% al concedido en la anterior edición, se apoya a la creación, ampliación, continuidad y adaptación de los puestos de trabajo, así como al mantenimiento del coste salarial de los trabajadores de los centros especiales de empleo y la contratación de unidades de apoyo.


El principal objetivo de estas aportaciones, que se duplicaron desde 2016, es promover la integración laboral de este colectivo a través de tres programas: ayudas a las unidades de apoyo a la actividad profesional (1,2 millones de euros); soporte para la creación de puestos de trabajo estables para personas con discapacidad, adaptación de puestos y asistencia técnica en los CEE (1,1 millones de euros); y el tercero, con un presupuesto inicial de 17,7 millones de euros, mantener el coste salarial de las personas empleadas con discapacidad.


En el marco de la convocatoria, el primer programa permitirá cubrir estos costes salariales y de Seguridad Social derivados de la contratación de unos ochenta profesionales que trabajarán en las unidades de apoyo de estos centros de trabajo que, con su labor, ayudarán a unas 560 personas con discapacidad y especiales dificultades de inserción laboral.


Puestos laborales indefinidos

Con el segundo de los programas, la Xunta ayudará a generar puestos de trabajo indefinidos para estas personas.


La cuantía de la aportación será de 12.000 euros por puesto creado a jornada completa, que se puede incrementar con incentivos acumulables del 25% en colectivos como mujeres, personas en riesgo de exclusión social, mayores de 45 años, emigrantes retornados o centros de trabajo emplazados en el rural. De esta forma, los apoyos podrán alcanzar los 30.000 euros por persona.


Este plan también incluye refuerzos para la adaptación de puestos de trabajo y la eliminación de barreras arquitectónicas con ayudas de 2.000 euros por puesto adaptado. Además, se concederán aportaciones para financiar asistencias técnicas que sean necesarias para la creación, mantenimiento y mejora de los centros especiales de empleo.


Entre otros, se financiará la contratación de personal de dirección, los trabajos necesarios para la obtención de certificados de calidad, estudios de viabilidad, organización y comercialización, asesoramiento, auditorías e informes económicos. Las cuantías oscilarán entre los 1.000 y los 15.000 euros.


La iniciativa más dotada, en el tercero de los programas, está dirigida al mantenimiento del coste salarial de unas 3.500 personas trabajadoras con discapacidad en 110 centros especiales. La ayuda para este año será de 6.650 euros (50% del salario mínimo interprofesional vigente) por trabajador contratado a jornada completa, incrementándose hasta los 7.980 euros anuales (60% del salario mínimo) para aquellos con especiales dificultades de inserción.


En los últimos diez años, el número de personas de este colectivos en los centros de Galicia se multiplicó por dos, pasando de las 1.296 personas en 2009 a las 3.394 el pasado año.


El acceso al empleo es un elemento decisivo para la integración de las personas con discapacidad en la economía y en la sociedad y uno de los ejes de la Estrategia de Economía Social dotada con un presupuesto de 73 millones de euros para el período 2019-2021, que presta especial atención a la empleabilidad de los colectivos con especiales dificultades. 

La Xunta financia la inclusión de cerca de 3.500 trabajadores con discapacidad