En el club de los 1.000 minutos

Ian Mackay ha jugado todos los minutos de Liga | aec
|

Aunque el máximo responsable técnico deportivista Borja Jiménez pretende socializar la presencia en Liga de todo su plantel —ha concedido oportunidades a prácticamente todos sus efectivos—, siete hombres concentran un destacado número de minutos, concretamente sobrepasando la barrera del millar.


En un total de 14 encuentros —descontando el vencido en los despachos ante el Extremadura—, el portero Ian Mackay y el defensa central Adrián Lapeña han gozado de la totalidad de tiempo en Liga, es decir, 1.260 minutos.


El cancerbero ha sido pieza fundamental en el engranaje defensivo del equipo, con tan solo siete dianas encajadas y actuaciones muy destacadas, como, por ejemplo, la más reciente en el 0-0 cosechado el pasado fin de semana en A Malata ante el Racing de Ferrol.


El central riojano, por su parte, ha sido toda una revelación, toda vez que no venía con el cartel de imprescindible ni mucho menos y a base de corazón y buen hacer se ha ganado a pulso la titularidad; en Tudela, una diana suya de cabeza deparó tres puntos de oro para los blanquiazules. Este fin de semana será baja por primera vez en el presente ejercicio debido a la acumulación de cartulinas amarillas.


El podio de honor en el primer sector liguero 21-22 lo completa el mediocampista Juergen Elitim, que ha actuado en 1.197 minutos; su perfecta interpretación del equilibrio defensivo-ofensivo lo convierten en todo un referente de este Deportivo, en el que lidera el capítulo de las asistencias, con hasta cuatro pases de gol.


El cuarto futbolista con mayor participación ha sido el internacional venezolano Miku (1.148 minutos), máximo goleador del equipo, con 6 conversiones y un referente con el balón en campo contrario.


Por detrás del suramericano, con solo seis minutos menos de juego —1.142— la solidez y el liderazgo de Héctor Hernández se han adueñado del lateral izquierdo. Solidez en defensa y proyección ofensiva, con gran calidad en el centro, carácter y recursos variados a cargo del pucelano.


El sexto en cuanto a la distribución de oportunidades ha sido hasta el momento el capitán Álex Bergantiños (1.067), un referente en la medular, con capacidad camaleónica para adaptarse con solvencia a cualquier demarcación. Un ‘todoterreno’ del que tira Borja Jiménez para asentarse en situaciones delicadas.


Por último, en el selecto club de los 1.000 se ha colado por los pelos (1.061) un talento emergente como Diego Villares, una garantía de músculo y entereza en la medular que crece día a día.

En el club de los 1.000 minutos