El Puerto reduce su huella de carbono un 84% por el consumo de energía de fuentes renovables

Actividad en el Puerto Exterior de Langosteira
|

El Puerto de A Coruña redujo su huella de carbono un 84% gracias al consumo de energía eléctrica procedente de fuentes renovables, según informó ayer.

Tras haber sido el primer ente del sistema portuario español en inscribirse en el Registro de huellas de carbono, compensación y proyectos de absorción de CO2 de la Oficina Española de Cambio Climático, el Puerto recibe un nuevo respaldo a su política energética. Esta entidad, dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, le acaba de otorgar el sello denominado “Calculo y Reduzco”, con el que se reconoce el cumplimiento de los objetivos marcados en cuanto a eficiencia energética. 




La evolución de la huella de carbono en los muelles coruñeses fue meteórica en solo un año, pasando de 835 a 99 toneladas de C02 entre los ejercicios de 2019 y 2020. Esta drástica reducción es el resultado de la decisión de la Autoridad Portuaria de utilizar electricidad procedente enteramente de fuentes renovables tanto para sus instalaciones como para la prestación de los servicios generales.


La huella de carbono es el principal indicador para conocer el impacto sobre el cambio climático de cualquier actividad. Su valor se expresa en masa de dióxido de carbono equivalente a la cantidad de gases de efecto invernadero que se emite a la atmósfera de forma directa o indirecta a lo largo de un año específico. Esto significa que el nivel de emisiones del Puerto de A Coruña es 84 veces menor actualmente que en el año 2019, una escalada que la Autoridad Portuaria quiere acelerar con una reducción de la huella de carbono en un 5% adicional. Además, el objetivo es que estas políticas de eficiencia sirvan como hoja de ruta para toda la comunidad portuaria, en el objetivo de reducir de manera global la emisión de gases. 

El Puerto reduce su huella de carbono un 84% por el consumo de energía de fuentes renovables