El Liceo se repone a las bajas con una goleada ante el Palafrugell

Jordi Burgaya celebra el segundo gol de la noche para el Liceo | Pedro Puig
|

Dos positivos en covid activaron el viernes todos los protocolos de seguridad en el entorno del Deportivo Liceo. El resto de test PCR arrojaron resultados negativos. OK al partido, pero el equipo coruñés saltó a la pista con solo siete jugadores de rotación. No necesitó más para golear al Palafrugell y desactivar las alarmas. Es la tercera victoria consecutiva, la octava de la temporada.


Sin César Carballeira, Martín Garaoba (el portero suplente fue el júnior Javi Ponte) ni Maxi Oruste, éste afectado por una pubalgia, el Liceo tuvo que redoblar esfuerzos ante un rival que, por lo visto en el Palacio de los Deportes de Riazor, tiene argumentos para estar más arriba de lo que indica la clasificación.


Tras un inicio fulgurante, de ida y vuelta, el equipo de Juan Copa tomó el control y avisó en el minuto 7 con un gol de Roberto Di Benedetto en una acción por detrás de la portería, aunque la pareja arbitral señaló booling y el tanto no subió al marcador.


Triangulación de gol

Solo tres minutos después, Dava Torres estrelló en el larguero un remate. A la tercera fue la vencida: Àlex Rodríguez conectó con el capitán y este asistió al segundo palo, donde estaba Jordi Adroher para remachar la triangulación a gol.


No se amilanó el Palafrugell, que igualó el marcador por mediación del argentino Franco Caco Ceschin, que resolvió un contragolpe con un disparo potente a la escuadra de Carles Grau, imparable para el meta liceísta.


El empate duró solo dos minutos, los que tardó Jordi Burgaya en firmar el segundo de los locales con una bonita acción, levantando la bola con el stick y colándosela por arriba al muro Xavi Puigbi. Antes del descanso, Grau solventó la primera falta directa de la tarde, ejecutada por el coruñés Adrián Candamio.


El Mago no falla

Ya en la segunda mitad, Adroher firmó el segundo de su cuenta en su primera oportunidad a pelota parada, una directa por el derribo de Sergi Canet sobre Àlex. El Mago ejecutó la directa con su habitual zigagueo y, esta vez, con una definición por abajo.


El propio Rodríguez y Marc Grau acariciaron el cuarto, pero se toparon con el palo. No falló Dava poco después al aprovechar un rechace y el hat-trick de Adroher, tras una genial asistencia de Di Benedetto, sentenció el partido, pero el capitán redondeó el marcador en el último minuto. El Liceo sigue la estela del Barça, líder cinco puntos por delante, y ya piensa en su próximo rival, el Alcobendas, el próximo sábado, nuevo en Riazor.

El Liceo se repone a las bajas con una goleada ante el Palafrugell