Detenidos un bergondés y un arteixán por atracar un estanco y dos oficinas bancarias

Un coche de Policía junto a una oficina bancaria/AEC
|

El Equipo de Patrimonio de la Unidad Orgánica de Policía Judicial (UOPJ) de la Guardia Civil de A Coruña detuvo a dos varones, un vecino de Bergondo y otro de Arteixo, por tres delitos de robo con intimidación en el marco de la operación “Bersan”, en relación a atracos cometidos en un estanco y dos oficinas bancarias de la provincia.


Así lo informó el Instituto Armado, que relató que esta operación se inició el 11 de noviembre a raíz del atraco realizado por una persona que portaba una pistola en el Estanco A Baiuca de la localidad de Arteixo, de donde sustrajo 900 euros.


Delitos en varios municipios

La Guardia Civil investigó los hechos para la identificación del autor o autores de los mismos y, en el transcurso de la investigación, se produjo un delito de la mismas características en la sucursal de Abanca de Paiosaco, donde una persona, tras acceder a la misma exhibir una pistola e intimidar al personal que se encontraba en su interior, sustrajo 3.000 euros.


A raíz del trabajo de campo realizado, agentes del Equipo de Patrimonio lograron la identificación plena de los autores y las evidencias que relacionaban ambos hechos, por lo que se estableció un operativo para la localización de estas personas. Como fruto del mismo, la Guardia Civil logró su localización el pasado jueves, cuando fueron sorprendidos ambos individuos tras perpetrar un atraco con intimidación en la sucursal de Abanca de la localidad de Carral, con el mismo modus operandi que en los otros dos.


El Instituto Armado concretó que su método consistía en acceder uno de los detenidos al local seleccionado y, una vez en el interior, exhibir una pistola para intimidar a las personas que se encontraban en él, para sustraer el dinero en metálico que encontrase. En el caso de Carral llegó a forcejear con el director de la sucursal, al que golpeó en la cabeza con el arma y se llevó 30.200 euros.


La Guardia Civil sorprendió a esta persona cuando abandonaba la sucursal corriendo, con un arma en la mano, la cual resultó “ser una réplica y no un arma real”.

Detenidos un bergondés y un arteixán por atracar un estanco y dos oficinas bancarias