Un vuelco en Linares Rivas y la lluvia provocan un caos de tráfico en el centro durante dos horas

Vista del coche volcado a primera hora de la mañana | Javier alborés
|

El inicio de la jornada no fue demasiado plácido ya que a primera hora se registró un accidente, un vuelco, en el acceso a la avenida de Alfonso Molina, desde Linares Rivas, que, junto con la lluvia, provocó un caos de tráfico en el centro de la ciudad durante cerca de dos horas.


El siniestro tuvo lugar pasados 20 minutos de las 08.00 horas, cuando el turismo volcó justo en el punto de acceso a Alfonso Molina, obligando, en primer lugar, a cortar uno de los carriles para, posteriormente, tener que cerrar los dos. Así, hasta las 08.50 horas fue preciso cortar el primer carril, para después cortar los dos, hasta pasadas las 09.30 horas. En el suceso resultó herido leve el ocupante del vehículo, un varón de 80 años, que requirió asistencia y que tuvo que ser trasladado posteriormente al HM Modelo.


El siniestro, en un punto clave de la circulación, sumado a la lluvia registrada en las primeras horas de la mañana, desató un caos de tráfico en la práctica totalidad del centro de la ciudad hasta pasadas las 10.00 horas. Este caos tuvo repercusiones en el resto de la ciudad, ya que provocó ligeros retrasos en varias líneas del bus urbano, algunos con más de diez minutos de demora a su llegada a los diferentes barrios.


Otros sucesos y atascos

Horas después, tuvo lugar otro accidente en Alfonso Molina, esta vez en sentido entrada, a la altura de la salida de la avenida García Sabell. Fue una colisión múltiple, en la que estuvo implicado un camión cisterna. Por la tarde, en el mismo punto, tuvo lugar otro accidente, que requirió traslado hospitalario, mientras que otra persona resultó herida en otro incidente en la rotonda de la estación de tren.


En cuanto a los atascos, la lluvia y las obras también generaron importantes retenciones en Eirís, ya que el corte de un carril a la altura del Colegio Internacional, provocó retenciones, en sentido entrada, que llegaban hasta el entorno de la antigua Fábrica de Armas.


Obras en Perillo

Donde no se registraron más retenciones de las habituales, a pesar de la meteorología y de las obras, fue en los accesos a la ciudad desde Oleiros por la N-VI.


En este sentido, algunos conductores indicaron que, en contra de lo que ocurrió en A Coruña, la circulación en el área metropolitana fue más fluida que en días anteriores, a lo que se sumó que, como estaba anunciado, el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana reabrió el giro en la AC-12, frente al parque de maquinaria de Perillo, que estuvo cerrado temporalmente cerrado por las obras de Solymar.


Esta reapertura beneficia a numerosos usuarios, como los vecinos de Agramar y Beiramar, que debían dar un rodeo para acceder a sus domicilios.


Además, se comprobó que sirvió para minimizar los atascos habituales en esa carretera, especialmente en las horas punta.

Un vuelco en Linares Rivas y la lluvia provocan un caos de tráfico en el centro durante dos horas