El fin de los homenajes a los presos etarras vuelve a tensar el Congreso en dos bloques

Una pintada de "Orgullosos de vuestra lucha" a las afueras de Vitoria en relación a presos de ETA/EFE/David Aguilar
|

Horas después de que el colectivo de presos de ETA anunciara el fin de los homenajes a excarcelados, el Congreso ha vuelto a ser escenario de un agrio debate en torno a la gestión de final del terrorismo con dos posiciones enfrentadas. PP, Vox y Ciudadanos reprochan al Gobierno que pacte con Bildu; PSOE, Podemos y partidos independentistas replican que "las derechas" usan a las víctimas.


Al igual que la semana pasada con las polémicas palabras del diputado socialista Odón Elorza, este martes se han vuelto a escuchar duros descalificaciones en el pleno del Congreso sobre el terrorismo y la defensa de sus víctimas.


Esta vez ha sido a cuenta de la toma en consideración de una proposición de ley de Ciudadanos sobre memoria, dignidad y reparación de las víctimas del terrorismo que incluye elevadas multas a quienes celebren homenajes a presos de ETA excarcelados, que el colectivo anunció anoche poner fin.


La iniciativa no saldrá adelante, pues PSOE, Unidas Podemos, PNV, ERC y Bildu votarán en contra, en tanto que PP y Vox apoyarán a Ciudadanos, muy beligerante contra el Ejecutivo y el PSOE al que ha llegado a acusar, en palabras del diputado Guillermo Díaz, de "colmo de la miseria" por hablar con los "asesinos" anoche para que estos dieran el paso de anunciar el fin de los "ongi etorri".


"Tienen ustedes -en referencia al grupo parlamentario socialista- bien engrasada su relación 'quid pro quo' con Bildu", ha atacado el diputado de Ciudadanos, que ha sido afeado por la presidenta del Congreso.

El discurso de Ciudadanos ha abierto la grieta entre los distintos grupos sobre su posición en torno al final de ETA.


Para el PP, el Ejecutivo de Pedro Sánchez demuestra "auténtica miseria humana" por contar con el apoyo de Bildu para aprobar sus presupuestos, un partido que sigue, ha dicho el diputado Jaime Miguel Mateu, "hablando de presos políticos" y cuyo comunicado de presos es "una auténtica engañifa".


Mateu ha lamentado que la iniciativa de Ciudadanos no fuera a salir adelante al considerar la mayoría del hemiciclo que "las víctimas del terrorismo son un estorbo".


No menos contundente ha sido la intervención del diputado de Vox Antonio Salvá, padre del guardia civil Diego Salvá, asesinado por ETA en Mallorca en 2009, que ha dicho al PSOE que tiene "las manos manchadas de sangre" por pactar, según él, con los herederos de la banda, Bildu.


A su diputada Mertxe Aizpurua, que ha leído extractos del comunicado de los presos, Salvá le ha instado a que si su formación quiere que se "normalice" la convivencia, lo que debe hacer es condenar la violencia de ETA, que los casos sin resolver "salgan a la luz de una vez" y que pida perdón "a cada una de las víctimas".


Frente a estas críticas, no ha habido menos reproches desde el PSOE, Unidas Podemos y ERC, sin olvidar las también duras palabras del diputado del grupo Plural Joan Baldoví, quien, tras alegrarse de la noticia del final de los "ongi etorri" y de que hace diez años ETA dijera adiós a las armas, "para algunos nada ha cambiado".


"Las derechas radicales ultras e intransigentes del PP, Cs y Vox siguen compitiendo obscenamente por capitalizar el dolor de las víctimas", ha enfatizado Baldoví en sintonía con el diputado del PSOE Patxi López, que se ha mostrado muy contundente contra el uso partidista del colectivo de víctimas.


A juicio de López existe un "campeonato en las derechas para ver quién insulta mejor al PSOE", en este caso con la excusa de una proposición de ley que "no tiene sentido" pues muchos de las propuestas ya están en la ley vigente.


"Pero les da igual, vienen aquí a jugar a ver quién es el campeón del mundo de apoyo a las víctimas y quién dice mejor que nosotros las abandonamos", ha recriminado López, antes de considerar que todas las formaciones, incluida la suya, pero también el PP, dejaron de lado a las víctimas "demasiado tiempo".


Sobre el fin de los "ongi etorri", el diputado socialista vasco se ha preguntado por qué los partidos de derechas no se alegran. "Es la victoria de las víctimas y de la presión social sobre algo que no se podía tolerar", ha dejado claro.


"Por qué usan a las víctimas. Las traen aquí para acusarnos de lo peor", ha seguido López para recordar que hay muchas víctimas -ha citado a Consuelo Ordóñez, a la hija de Ernets Lluch o a Maixabel Lasa- y no se puede pretender enfrentarlas.


Un reproche compartido por Podemos que acusa al PP de seguir "cavando trincheras", del "echar el cara al otro" y de utilizar políticamente a las víctimas. "Basta de relatos únicos", ha apelado la diputada Pilar Garrido, en tanto que desde las filas de ERC se ha lanzado un mensaje similar a PP, Vox y Ciudadanos: "Dejen de utilizar el dolor para sembrar más odio por respeto a las víctimas". 

El fin de los homenajes a los presos etarras vuelve a tensar el Congreso en dos bloques