El polémico ascensor de Os Castros entra en funcionamiento tras casi nueve meses de obras

El público ya hace uso del nuevo ascensor desde ayer | quintana
|

Los vecinos pueden emplear ya el ascensor de Os Castros, que comenzó a construirse en marzo para salvar el desnivel que existe entre las calles de Vila de Padrón y Ortigueira. El nuevo elevador va montado sobre un bastidor metálico y dispone de un cerramiento de vidrio que permitirá la vista panorámica del contorno. Los vecinos lo han criticado a menudo porque solo llega hasta la mitad de la empinada cuesta que lleva a la plaza de la Concordia, así que su utilidad resulta muy limitada.


En realidad, el ascensor solo cubre una manzana de la avenida de la Concordia, Desde la avenida de A Pasaxe hasta la calle Arzúa. Desde el Ayuntamiento señalaron en su día que las limitaciones del terreno impiden ir más allá. Conviene recordar que el proyecto no sale del Gobierno de Inés Rey, sino que se gestó durante el mandato anterior.


Fue en febrero de 2019 cuando el entonces concejal de Rehabilitación Urbana, Xiao Varela, presentó el proyecto, que estaba concebido como una “unha pequena estación intermodal”, puesto que el ascensor forma parte de la parada de bus de Os Castros, donde también se detienen autobuses del área metropolitana, y que por ese motivo es un importante nudo de comunicaciones.


Más aparcamientos

El ascensor tiene una capacidad máxima de 12 personas y desembarcará en una amplia marquesina de 18 metros. La instalación del ascensor se realizó en agosto, y ha costado 402.000 euros, lo que supone una reducción con respecto al presupuesto estimado en 2019, que eran 456.000 euros.


Sobre todo, será accesible, tanto para las sillas de ruedas como para los mayores o los ciclistas que no quieran enfrentarse con la cuesta. 

El polémico ascensor de Os Castros entra en funcionamiento tras casi nueve meses de obras