La lluvia acompaña una complicada jornada con un atasco de dos horas en Alfonso Molina

El segundo accidente de Alfonso Molina, se produjo pasada la una de la tarde en dirección entrada | quintana
|

El comienzo de la mañana se presentó complicado para los conductores: no solo por la lluvia, sino también por los accidentes de tráfico. Sobre todo, el que se registró a primera hora de la mañana. Fue una simple salida de vía con un herido de carácter muy leve, que en principio no debería haber supuesto más que un trastorno menor, pero, por su situación, en el “scalextric” de A Pasaxe, provocó un importante embotellamiento que se prolongó durante dos horas.


Según explicaron fuentes de la Guardia Civil, el vehículo, un turismo, se salió de la vía y se estrelló contra la mediana en el puente que salva la rotonda de acceso a A Pasaxe. El conductor salió del vehículo prácticamente ileso, aunque un poco aturdido, y enseguida acudieron efectivos de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil para dirigir la circulación. Pero a las ocho de la mañana comienza la hora punta y todo el tráfico de Oleiros, que es el municipio del área metropolitana desde el que más viajeros acuden diariamente a la ciudad, así que enseguida se formó un embotellamiento que llegó hasta la playa de Bastiagueiro.


Lo habitual es que retenciones como esta no se prolonguen más allá de media hora, pero la grúa que llamaron para retirar el vehículo se encontraba en Alvedro, y dada la situación del vehículo, tenía que venir desde Perillo, que ya sufre problemas habitualmente por las obras que se están realizando desde hace meses. Entre el accidente y las obras, el tráfico se había ralentizado al mínimo, y la grúa se vio atrapada en él, de manera que no fue hasta poco antes de las nueve que pudo llegar hasta la mediana donde estaba el vehículo siniestrado y retirarlo. As las nueve y diez se recuperó la normalidad.


Vuelco

En el interior de la ciudad, el tráfico también era denso, como suele ocurrir en los días de lluvia, pero fue en uno de los puntos con menos densidad de tráfico, la rotonda de Monelos, donde se produjo a la una y media de la tarde el siniestro más espectacular: un vuelco de un turismo, cuyo conductor perdió el control al tomar la curva.


En principio, se sospecha que el accidente tuvo lugar al circular a una velocidad inadecuada, puesto que no hubo otros vehículos implicados.


Al lugar de los hechos accedieron efectivos de la Policía Local así como de Bomberos, para retirar los restos de la colisión que quedaron desperdigados por la calzad, así que fue necesario cerrar un carril al tráfico mientras duraron los trabajos, lo que provocó retenciones, aunque de poca importancia. En cuanto al conductor, salió ileso.


Justo a esa hora se produjo el segundo accidente en Alfonso Molina, un alcance a la altura de la gasolinera en dirección entrada a la ciudad, que también se saldó sin víctimas. La gran afluencia de vehículos que se produce tras el fin de semana, que se ve aumentado por el mal tiempo y la velocidad inadecuada a la hora de circular por un pavimento mojado son las causas de estos siniestros, que por el momento no han dejado heridos graves.

La lluvia acompaña una complicada jornada con un atasco de dos horas en Alfonso Molina