Cómo acabar sin querer en un misa por el alma de Franco

Pablo Casado, con gesto de penitente | ep
|

Pablo Casado debe de ser uno de los tipos con peor suerte del panorama político, porque ya es mala fortuna visitar una catedral y acabar sin querer en una misa por el Generalísimo. Y que encima la Fundación Francisco Franco le agradezca públicamente a él y a su familia su asistencia. Ya puede el Partido Popular quedarse afónico dando explicaciones sobre la casualidad y el absoluto desconocimiento de su líder de que la eucaristía estaba dedicada al alma del dictador que le va a servir de poco. Si no fuera por que los del bando contrario tampoco parecen capaces de orquestar semejante trampa hasta parecería que era una encerrona para seguir hundiendo la imagen del presidente popular. Y ni siquiera les hace falta, que ya se basta él solo.

Cómo acabar sin querer en un misa por el alma de Franco