Otros dos pleitos judiciales protagonizados por Mayor Fernández Pita

Grabado del asalto inglés a la muralla de Puerta de Aires en 1589
|

Siguiendo con las entregas de los pleitos protagonizados por Mayor Fernández Pita, hoy desvelamos dos casos curiosos.



1618-1620.


En legajo 14.618/31.

Partija de viñas.


Denuncia que lleva Benito Fernández de Luaces, por Mayor Fernández Pita:

“Viuda de Gil de Figueroa, escudero de la Real Audiencia, tutora de sus hijos y de Gil de Figueroa, su marido. Me querello y pido cumplimiento de justicia contra Gil Bermúdez, vecino del coto de Ledoño, que siendo de mi parte y sus menores la heredad que dice debajo de Fonte do Mouro y Cortiña, junto a la heredad del Briedelmo Lino y los dos tercios de la heredad junto a la casa del Gil Bermúdez y la finca Longa, en la agra de Santiago y la de los Carballiños. Una tercia parte de la agra da Orfeira. Y la casa baja que está junto a la de Gil Bermúdez y otra finca, junto a la Longa y el prado de entre las Grenlas. Estando en quieta y pacífica posesión de las heredades y habiéndose dado a mi parte posesión por autoridad de jura. Los dichos acusados, habrá tres meses por fuerza y contra mi voluntad se metió en las heredades a labrar y requintando mis posesiones, hace saber en esto a cometido delito. Suplico le condene y ejecute en su persona, defienda y ampare a mi parte en su posesión y le condene a que desista de la fuerza y consienta de no inquietar y perturbarme en sus posesiones. Restituirme dando en favor auto ordinario y que devuelvan lo que hubieren llevado para cumplimiento de justicia”.


La coruñesa se enfrentó a Gil Bermúdez, que era primo hermano de su difunto marido, por una viña que consideraba suya 


Se añade al final de la denuncia que los bienes alzados por la fuerza estaban situados a cuatro leguas de la ciudad. Posteriormente se presenta en la sala para expedir un auto ordinario un documento en el cual consta:

“Benito Fernández, en nombre de Mayor Fernández Pita como tutora de sus hijos en el pleito que trata con Gil Bermúdez, para que conste como mi parte está en posesión de los bienes sobre que se querelló y de ellos se le dio la posesión. Hago presentación de las dichas posesiones y se junten al pleito y se traigan a la sala para auto ordinario”.

Gil Bermúdez presenta sus alegaciones en las cuales afirma que siempre ha estado en posesión de aquellos bienes que reclama Mayor Fernández Pita y pide la revocación del auto, alegando que no podía acudir a la sala a declarar por hallarse muy enfermo de calenturas.

Más tarde en una comparecencia alega que todas las heredades eran de su propiedad y se le habían adjudicado después del fallecimiento de tres de sus hermanos, pretendiendo Mayor Fernández se le adjudicasen a ella. No había fuerza alguna en su posesión sino una actuación de intereses que trataba de sacar provecho a una situación de la que no era ajena, en la enemistad que le unía a Gil Bermúdez, que era primo hermano de su difunto marido.



1632


En legajo 3.607/12

Fuerza sobre bienes


Se trata de una demanda de edificar sobre un solar, que decía le pertenecía y resultó ser de su hija María Alonso de Rois, primera que tuvo al casarse con Juan Alonso de Rois, de quien la habría heredado y marido de la mencionada Mayor Fernández Pita, cuya hija la había vendido a Domingo de Souto, perdiendo dicho pleito y condenada a pagar las costas. Este dice:


La vivienda en disputa en el centro coruñés era propiedad de la primogénita de Mayor Fernández Pita 



“Don Pedro de Toledo y Leiba, marqués de Mancera, Gobernador y Capitán General en este reino, a vos los jueces y justicias dentro de las cinco leguas de esta Real Audiencia, cualquier receptor y a quien hubiere en esta ciudad. Se presentó la petición de Andrés del Villar, en nombre de Domingo de Souto a la querella dada contra su parte y denuncia de obra nueva hecha por Juan Suárez de Pol, en nombre de Mayor Fernández Pita, donde edifica, que está junto a las casas de mi parte. Juan de Rois, padre de María Alonso de Rois, mujer, de Gregorio de Verbia, la poseyó como suya propia mientras vivió y después la llevó y poseyó María Alonso de Rois, como hija legítima y heredera de su padre. Presentaron petición de necesidad, se hallaba con una hija por no tener alimentos con que sustentarla y no se los daba el Gregorio. Por auto de sala le dio licencia para venderla en cuantía de quinientos reales y en esta conformidad por estar dicha casa caída y de poco provecho, se vendió en veintiocho ducados, Mayor Fernández, jamás tuvo derecho ni posesión en dicha casa, si alguna vez la poseyó fue estando casada con el padre de su hija, de quien era y no de la sobredicha. Mediante el derecho que se adquirió a mi parte por la venta en su favor otorgada por el dueño de la casa pueda edificar en él y hacer a su voluntad sin que tenga interés la Mayor Fernández Pita para denunciar, que antes estaba edificada por dicho Juan de Rois, dicho territorio se vendió a mi parte, se dé licencia para proseguir, lo cual por nos visto mandamos dar esta nuestra carta y real mandamiento para vos”.

La casa en disputa era propiedad de la primogénita de Mayor Fernández Pita y de su primer marido Juan Alonso de Rois –de quien ella siempre rehuyó alegando que el primero había sido Gregorio Rocamonde, a estas alturas se desconoce el motivo y circunstancias de semejante contradicción– situada en la calle Herrerías, hoy número 28. 

Otros dos pleitos judiciales protagonizados por Mayor Fernández Pita