La Liga Maker Drone fomenta la investigación tecnológica entre los jóvenes gallegos

Carmen Arias y Jorge Seoane, ayer, en la Fundación Barrié | QUINTANA
|

Contemplar el vuelo de un dron es algo que a muchos, a día de hoy, les sigue pareciendo tan espectacular como inverosímil, pero la tecnología que lo hace posible avanza y cada vez tiene más aplicaciones prácticas. En este contexto se presentó ayer en la Fundación Barrié la Liga Maker Drone, que reúne a cerca de 130 alumnos de Tercero de ESO, provenientes de los 18 centros escolares de Galicia que han sido seleccionados para participar en esta competición tecnológica.


“Todos los alumnos que participan en este reto ya han sido seleccionados por sus respectivos colegios por sus gustos y habilidades. Es decir, son todos jóvenes a los que les gusta la tecnología, ninguno está aquí por obligación académica”, explica Jorge Seoane, responsable de I+D de la división de drones del Instituto Tecnológico de Galicia, uno de los impulsores de este proyecto.


Seoane, que ayer ejerció de conductor del evento junto a Carmen Arias, directora de la Fundación Barrié, se mostró optimista e ilusionado con esta iniciativa. “El objetivo es fomentar la vocación por la ciencia y la tecnología en estas edades, en la que los alumnos ya tienen que empezar a tomar decisiones sobre su futuro profesional”, explica.


En esta competición, los equipos participantes tendrán que idear, diseñar y programar un dron que sea capaz de recoger agua, transportarla y acceder, desde el exterior, a la planta de un edificio en el que haya un incendio para contribuir a su extinción. Para ello, a cada centro se le ha facilitado un dron, formación y orientación por parte de la organización.


En el acto de ayer ya pudieron ver ejemplos prácticos, y ahora deben empezar a trabajar. Los ganadores se conocerán en mayo.

La Liga Maker Drone fomenta la investigación tecnológica entre los jóvenes gallegos