El Ayuntamiento y los policías locales regresan a la mesa de negociaciones

Durante la recepción se entregaron 24 medallas, diplomas y distintivos | pedro puig
|

En marzo de este año, el Cuerpo de la Policía Local cumplió 175 años, pero la situación sanitaria aconsejó aplazar la celebración hasta hoy, cuando el salón de plenos municipal acogió una ceremonia de entrega de medallas. El problema es que, aunque la situación pandémica ha mejorado mucho, el conflicto sindical ha empeorado cada vez más. Así que, mientras tenía lugar el acto, un grupo de policías locales se manifestaba exigiendo un aumento del salario a través del plus de peligrosidad, haciendo sonar pitos y bocinas. El lunes ambas partes volverán a sentarse a la mesa de negociación.


La alcaldesa, Inés Rey, aseguró que su “Gobierno siempre ha tenido voluntad de diálogo y de resolución de diálogo de cualquier conflicto que pueda haber en la ciudad”. Por su parte, el delegado sindical del CSI-CSIF y presidente de la asociación profesional de la Policía Local, Manuel Freire, que se encontraba en el exterior, manifestó que las medidas de seguridad que se habían adoptado, acotando la mitad de la extensión de la plaza de María Pita, eran excesivas. “Ya nos dijeron que iban a ser las mismas que cuando Paco Vázquez se marchó de aquí. Son exageradas y fuera de lugar”, ironizó.


Protestas

Sobre si la sonora protesta de ayer era o no un boicot, Freire negó este extremo: “Para nosotros es una pena que tenga que celebrarse este acto de esta manera, porque no estamos en contra. Pedimos que se aplazara y que se atendieran las peticiones para poder celebrar un acto en condiciones”. Desde los sindicatos se pidió a los agentes municipales condecorados que no acudieran, y es cierto que algunos no asistieron, por razones sin concretar.


De todos modos, Freire puso en duda la voluntad negociadora del Gobierno local de cara al lunes: “Está claro que no se atiende a ningún tipo de razón y que se busca el enfrentamiento de una manera fácil y banal, porque esto (por la protesta) se podría haber evitado”. Hay que señalar que el colectivo lleva más de 130 días de protesta.


Mientras afuera sonaban los pitos, dentro, en el salón de plenos, Rey concluía su discurso: “Grazas, ánimo e forza a todos os axentes que cada día vos poñedes o uniforme levando ao carón do voso peito o escudo da cidade porque estou segura de que a servides co maior dos orgullos”.

El Ayuntamiento y los policías locales regresan a la mesa de negociaciones