El comercio de proximidad rechaza celebrar el Black Friday este año

Un comercio de ropa de la calle de Juan Flórez | pedro puig
|

El comercio local de A Coruña no celebrará el Black Friday el último viernes de este mes. La mayoría de las asociaciones comerciales de la ciudad han decidido dejar atrás esta tradición importada de Estados Unidos al suponer pérdidas para los establecimientos de proximidad, en detrimento de las grandes superficies.

El presidente de la Federación Unión Comercial Coruñesa (FUCC), José Luis Boado, asegura que los descuentos del 26 de noviembre no se llevarán a cabo en los comercios pequeños porque “solo se favorece a los centros comerciales y a las ventas de gigantes de internet”.



Asociaciones


Además, resalta la “calidad, estabilidad y precios ajustados a la realidad” que ofrecen los establecimientos locales. Por todo ello, desde las asociaciones que forman parte de la FUCC no se ha planteado hacer nada por el Black Friday.

Varias asociaciones llevan años cediendo a la presión de esta jornada de ofertas, pero siempre ven claro que, en definitiva, no compensa al comerciante. Desde la Zona Comercial Obelisco también transmiten su deseo de no rebajar precios por esta nueva tradición. “Solo se beneficia la venta online y nosotros ahora estamos viviendo un momento de ilusión y expectación ya que desde que la hostelería funciona en su totalidad, la gente está más deseosa de salir”, comenta el presidente de la asociación, Javier Mosquera.

En los barrios se sigue la misma tendencia. Los comerciantes de Guerrilla dos Mallos tampoco rebajarán los precios de sus productos, al igual que en O Castrillón, Eirís y Monelos. La presidente de la asociación Acocem, que representa a estas zonas, Estrella Pérez, coincide a la hora de definir el Black Friday: “La gente solo piensa en las grandes superficies y a los comercios pequeños no les funciona”.

Para ofrecer una jornada especial, Zona Obelisco celebró el pasado viernes el Día Blanco, donde el objetivo era dinamizar el comercio e impulsar las ventas con descuentos, ambiente, decoración y juegos para niños, además de premios y sorpresas para todos los públicos en un stand que situaron en el Obelisco. Con las tiendas abiertas desde las 11.00 hasta las 22.00 horas, los coruñeses aprovecharon hasta el último momento para realizar sus compras en los establecimientos. 

El comercio de proximidad rechaza celebrar el Black Friday este año