El Deportivo no se relaja pese a que todo apunta al parón

Un problema con el agua caliente de las duchas retrasó la finalización del entrenamiento de la plantilla herculina ayer | quintana
|

Sin duda la presente no será una semana normal para los integrantes del RC Deportivo, muy pendientes de la huelga convocada por su próximo rival, el Extremadura, que ha puesto en entredicho la contienda entre ambos de mañana en el estadio de Riazor.


Salvo un vuelco radical e inesperado de los acontecimientos —los de Manuel Mosquera deberían cobrar al menos parte de los más de seis meses adeudados—, los blanquiazules no tendrán encuentro oficial este fin de semana y vencerán el citado compromiso anterior por un resultado de 3-0 debido a la incomparecencia rival.


Sin embargo, el club de la Plaza de Pontevedra continúa haciendo gala de un total profesionalismo al seguir con la hoja de ruta de entrenamientos previamente trazada.


Ayer viernes, el plantel herculino efectuó un nuevo test preparatorio en la Ciudad Deportiva de Abegondo; una mañana consistente en numerosas tareas encaminadas a tonificar los músculos de los jugadores.


En este sentido, como viene siendo norma habitual a 48 horas de un encuentro oficial, los futbolistas rebajaron la intensidad de su desempeño, con un calentamiento inicial, un partido a medio campo en espacios reducidos y, como colofón, varias pachangas de fútbol-tenis.


Esta última es una modalidad con la que el cuerpo técnico emplea con una doble finalidad; por un lado, pulir la calidad técnica de sus jugadores, y, por otro, fomentar una sintonía entre los diversos componentes del vestuario, toda vez que el juego se presta a las típicas bromas y a los piques entre los deportistas.


En una soleada mañana en la Ciudad Deportiva de Abegondo, los pupilos de Borja Jiménez se activaron por espacio de una hora y cuarto aproximadamente, antes de completar su jornada pasando por las manos de los fisioterapeutas en la sesión de baño y masaje complementaria.


Sin ningún tipo de contratiempo físico, la plantilla blanquiazul se marchó a las duchas —de agua fría por debido a una avería ayer—.

El Deportivo no se relaja pese a que todo apunta al parón