David Rubín exhibe en Afundación una colección de más de 230 piezas

El ilustrador David Rubín (derecha), presentó la muestra ayer en Afundación | quintana
|

El ilustrador gallego David Rubín, uno de los nombres imprescindibles de la novela gráfica contemporáneo, protagoniza en Afundación “Sacrificio y ascensión. 15 años de cómic de David Rubín”, una muestra con más de 230 piezas que reflejan los hitos de su trayectoria.


Se trata, explica, de la más extensa realizada sobre su obra: “Siempre intento que haya un poso de verdad y de honestidad”, dice el codirector de animación, escritor y dibujante, nacido en Ourense en 1977.


De sus primeros años como creador destacan “La tetería del oso malayo” o “Cuaderno de tormentas”, aunque no será hasta “El héroe” cuando logre el éxito nacional e internacional; le seguirá “Beowulf”, una obra que lo confirma como uno de los autores fundamentales del mundo del cómic en el que comienza a trabajar para el mercado americano en series como Aurora West, La ficción, Ether o Sherlock-Frankenstein.


Así, la retrospectiva podrá verse hasta el próximo 29 de enero y la organización destaca que las obras reflejan “su gran aspiración”, que es la importancia de perseguir los sueños y la posibilidad de alcanzarlos pero con una premisa: “No aburrirme”.


“Le doy vueltas a todo”

Rubín confiesa que aprende con cada trabajo que hace y siempre intenta “ir a más”. “Necesito sentir en todo momento una chispa, soy creador pero también el primer lector y el primer crítico de mi obra, le doy vueltas a todo”, dice.


Por eso, en cuanto domina un modo de contar historias, un tipo de personajes, cambia de plano, bajo un universo compartido que es “beber de la vida”. “Aunque en ocasiones haga cómic de corte fantástico o ciencia ficción, siempre intento que haya un poso de verdad y de honestidad en ello”, subraya.


El ilustrador gallego, que ha conquistado ya la meca del cómic, el mercado estadounidense, y es uno de los historietistas más solicitados del panorama internacional, cuenta a lo largo de esta exposición su trayectoria con sus éxitos, desde sus inicios hasta su último trabajo, que verá próximamente la luz y se titula “El fuego”. Parte de ella se pudo ver en Ourense y en Navarra, si bien la muestra coruñesa incorpora unas nueve piezas nuevas y un sistema de realidad aumentada.

David Rubín exhibe en Afundación una colección de más de 230 piezas