El supuesto intermediario en la muerte de Ardines niega cualquier vinculación con el asesinato

|

El acusado de intermediar con los sicarios que presuntamente mataron a Javier Ardines, Jesús Muguruza, ha negado este miércoles cualquier vinculación con el crimen y ha asegurado que su única relación con el presunto inductor, Pedro Luis Nieva, era que había trabajado en su empresa de electricidad y mantenía con él cierta amistad.


"Yo a esa persona --Javier Ardines-- no la conozco, no la he visto en mi vida y no tengo nada que ver ni con esa muerte, ni con esa trama, ni con nada de eso", ha dicho.


Muguruza ha declarado en esta segunda sesión del juicio con jurado popular que se celebra en la Audiencia Provincial de Oviedo, el presunto intermediario, que al igual que los otros tres acusados afronta una petición de condena de 25 años de cárcel por parte de la Fiscalía.


Así, en respuesta a las preguntas de su abogado se ha referido al viaje que realizó junto a Pedro Luis Nieva a Asturias el 27 de julio de 2018, y ha explicado que se debió a que Nieva le comentó que tenía problemas en el tejado de su vivienda, por lo que llamó a un amigo, Julián, que se dedicaba a ese tipo de obras y le acompañaron a Llanes.


Respecto a la entrada de los agentes en su domicilio y a su posterior detención, el acusado ha explicado que cuando irrumpieron en su casa los agentes "le pusieron la metralleta en la cabeza a su hijo porque no se despertaba y su mujer se puso en medio". Preguntado si ese episodio le ha causado alguna secuela psicológica a su familia ha indicado que "no quiere hablar de ello".


Ha relatado que una vez detenido "nadie le informó de que estaba incomunicado".


"Me pusieron una abogada detrás mía con la que no pude hablar. Dije que no iba a declarar porque no me veía en garantías. La mujer hizo una señal como de que no declarara y entonces uno de los agentes dio un golpe en la mesa, la echó de malas formas. Automáticamente cuando la expulsó del cuarto de interrogatorios llamó a la jueza de Llanes asegurando que la abogada había dicho tal y cual y que llamara al Colegio de Abogados y que la echaran, y ella no había dicho ni pío. Entonces pensé que si podían hacer eso con un abogado qué podrían hacer conmigo", ha relatado.


Siguiendo con el relato de su detención ha manifestado que cada doce 12 horas le llevaban al hospital y una vez allí los médicos le querían ingresar por tener una diabetes severa, pero los agentes se negaron.


Tras Muguruza prestó declaración el cuarto de los acusados que se sienta en el banquillo, el supuesto inductor del crimen, Pedro Luis Nieva, que también ha negado cualquier relación con el asesinato. Ayer ya habían declarado los dos supuestos sicarios. Para todos ellos Fiscalía solicita una pena de 25 años de prisión.


El viernes se retomará la vista.


El supuesto intermediario en la muerte de Ardines niega cualquier vinculación con el asesinato