La falta de intermediación y la precariedad impiden cubrir vacantes de empleo

Un trabajador de una línea de fabricación de baterías | aec
|

La falta de intermediación y la precariedad de las ofertas son algunas de las razones que explican la imposibilidad de cubrir vacantes de empleo en un contexto pospandemia en el que aún quedan 200.000 trabajadores acogidos a un ERTE, casi la mitad en hostelería y restauración.


El director de Coyuntura y Análisis Internacional de Funcas, Raymond Torres, apunta a una intermediación “defectuosa” como la principal razón que explica esta situación, según señala a Efe. “Sencillamente no casa la oferta con la demanda. Es un problema que arrastramos desde hace decenios”, explica Torres, que propone, por ejemplo, que se mantenga el cobro de la prestación por desempleo durante un tiempo para aquellos trabajadores que acepten un puesto lejos de su ciudad de residencia habitual.


“La mayoría de los contratos que se ofrecen son cortos y es muy difícil convencer a un parado de que deje completamente su derecho a prestación y se mude a otro lugar con un contrato de tres meses”, destaca.


Según Torres, hay estudios que demuestran que esta propuesta “es barata para el erario público” porque, aunque a corto plazo supone un coste, a largo plazo “crece el empleo y el tamaño de la economía y poco a poco va desapareciendo el paro”.


Empeoramiento

De acuerdo con la séptima edición del Observatorio sobre el Ciclo Económico de España, elaborado por BBVA Research, Fedea y la Fundación Rafael del Pino, se ha producido un empeoramiento en la capacidad de la economía española para emparejar vacantes con desempleo.


El estudio recientemente publicado sitúa las vacantes no cubiertas en el 0,48% del total en el segundo trimestre del año, lo que supone superar el nivel previo a la pandemia (0,46% en 2019), pero con una tasa de desempleo algo más alta.


Esta situación podría empeorar si gran parte de los trabajadores que todavía están en un ERTE terminan perdiendo definitivamente sus trabajos, lo que agravaría los “estrangulamientos” que han empezado a aflorar a nivel sectorial por el lado de la oferta.


La última encuesta de coste laboral del Instituto Nacional de Estadística (INE) cifra en 119.212 las vacantes sin cubrir en el segundo trimestre, el 88,6% de ellas en el sector servicios. 

La falta de intermediación y la precariedad impiden cubrir vacantes de empleo