Algo se mueve

|

Tenemos la batalla de Madrid con Ayuso y Casado; nos encontramos ya con la paz necesaria tras la elección del jefe de los socialistas gallegos. Tal vez sea el momento de estudiar cómo es posible que los socialistas “manden” en la mayoría de diputaciones y ayuntamientos gallegos pero se quedan atrás en la carrera hacia el gobierno de la Xunta. Y estábamos tan contento cuando nos avisan: Calviño pone patas arriba la reforma laboral de Yolanda Díaz, desde el G-8, saltándose el liderazgo del presidente y pone condiciones: simplificar los contratos de negociación colectiva, añadir a la ley mecanismos de flexibilidad y no meterse con las subcontratas. ¿Habrá copiado el modelo del PP? Quedamos a la espera, con el casco puesto, el final de esta batalla.


Pero ahora toda la atención está en los presupuesto. En el “parné” que traiga el reparto. Si hablamos de dinero tenemos que detenernos otra vez en Génova, que parece la cueva de Alibaba pese a todos los intentos del PP de mirar paras otro lado. Hay algunas curiosidades: para el tribunal parece claro que los papeles de Bárcenas merecen toda la credibilidad…excepto cuando se refiere a M punto Rajoy Como viene siendo algo común ya sabemos que en Cataluña y en el País Vasco están cantando pues, explicaba este periódico el sábado, logran lo que querían. Así pues de, la “vieja” Galeusca –Galicia, Euskadi y Cataluña – solo uno se queda atrás.


Otra vez la cercanía a quienes tienen la llave es más saludable que colocarse de espaldas.


Hay buenas nuevas: el puerto exterior recibirá un buen impulso y se notarán las mejoras en el llamado “corredor del Atlántico” que incluye no solo una mejora en los tiempos del AVE sino una remodelación de varias estaciones.


Y no podemos olvidar que al aumento del salario mínimo vital y la reforma sobre los precios de los alquileres son otras buenas noticias para el ciudadano a las que debemos añadir las negociaciones entre la patronal y los trabajadores con la reforma de las leyes sobre alquileres.


Por aquí tenemos a Feijóo pidiendo un debate responsable sobre la jubilación para que se garanticen pensiones viables y suficientes –un asunto que debe explicar primero a los suyos que se muestran reticentes sobre el particular– y una mejora en el actual sistema de residencias mayores, con los dineros que Europa, lo que parece en general un buen destino para “ese maná” prometido.

Algo se mueve