Los extremeños salvan un ‘match-ball’ con el convenio

El presidente del Extremadura, Manuel Franganillo (derecha), en la presentación de un futbolista | efe
|

La Junta de acreedores del Extremadura que se celebró ayer logró sacar adelante el convenio de acreedores para afrontar la deuda que tiene la entidad. Un 68 por cien de los votos respaldaron el acuerdo, un tres por cien más de lo que se requería, según informó canalextremadura.es.

Con ese acuerdo de los accionistas, el club mantiene un hilo de vida y su viabilidad sigue siendo posible aunque tiene que quitarse otras losas de encima.

“Hemos dado un paso importante pero nos queda otro paso que lo es aun más, el de satisfacer la nómina de nuestros trabajadores”, explicó, en declaraciones que recoge ese mismo medio de comunicación, el presidente del Extremadura, Manuel Franganillo.



Anuncio de huelga


Los integrantes de la primera plantilla del Extremadura convocaron una huelga durante tres fines de semana en noviembre debido al impago de salarios. Uno de los partidos que disputarán en esas fechas es el de Riazor ante el Deportivo de La Coruña.

La decisión la tomaron el martes en asamblea debido a “los gravísimos incumplimientos de pago de sus salarios que están viviendo desde hace meses”, de acuerdo a lo que explicó la Asociación de Futbolistas Españoles en una nota de prensa.

El club adeuda a los futbolistas las últimas seis mensualidades, una situación “insostenible”, en lo deportivo y personal, que ha llevado a la plantilla, “víctimas” de esta “incomprensible situación”, a tomar dicha decisión. La plantilla alega promesas incumplidas durante los últimos meses.


El Extremadura ya estuvo a punto de quedarse fuera de Primera RFEF en verano. En caso de incomparecencia a dos partidos, supondría la expulsión del club de la competición. 

Los extremeños salvan un ‘match-ball’ con el convenio