El conflicto policial obliga a rebajar la presencia del 092 en el ocio nocturno los fines de semana

Agentes de la Policía Local, en la zona de copas de la calle Torreiro | quintana
|

La inseguridad ciudadana ha saltado últimamente a la actualidad. En parte, por la campaña de una plataforma vecinal de Os Mallos contra la ocupación ilegal, los hurtos y el tráfico de drogas en su barrio, y la asociación del Orzán, por los problemas derivados del ocio nocturno, con las numerosas molestias que conlleva para los residentes. Para tranquilizar a los vecinos, la alcaldesa, Inés Rey, ha prometido más vigilancia. Ese es el momento que ha escogido la asociación profesional de la Policía Local, que lleva enzarzada en un conflicto con el Ayuntamiento desde el comienzo del mandato, para anunciar que no se harán horas extras: el resultado es que, desde hace dos semanas, se ha tenido que eliminar el dispositivo extraordinario de ocio nocturno por parte del 092.


Desde la asociación profesional de la Policía Local recordaron esta misma semana que las negociaciones, que encabeza el teniente de alcalde José Manuel Lage Tuñas se encuentran estancadas, y que llevan más de cien días protestando pacíficamente frente al Ayuntamiento sin que el Gobierno local les haya ofrecido soluciones satisfactorias a sus reivindicaciones. De ahí que hayan decido adoptar esta medida de presión para lograr mejorar sus retribuciones. “Nosotros vamos a trabajar, como es nuestro deber. Lo que no vamos a hacer es presentarnos voluntarios”, aclaró Manuel Freire, presidente de la asociación.


Dada la escasez endémica de agentes, los mandos recurren al pago de horas extra para llevar a cabo los dispositivos extraordinarios pero, como señaló Freire, es voluntario. Eso significa que, si la Policía Local podía desplegar cuatro o cinco coches patrulla en la zona del Orzán cada fin de semana, ahora los coches disponibles se reducen a la mitad.


Seguridad garantizada

Conviene recordar que la hostelería está volviendo a la normalidad, incluido el ocio nocturno, que recupera sus horarios aunque tiene que respetar algunas restricciones. Por eso la Policía Nacional está tratando de compensar con sus propias patrullas la súbita falta de personal del 092. “A seguridade está garantida, froito da colaboración coa Policía Nacional”, declaró ayer la alcaldesa, que recordó que el jueves había mantenido una reunión con el delegado del Gobierno, José Miñones, donde se acordó dicho refuerzo. En todo caso, supone un problema de imagen vinculada al ocio nocturno.


Rey ha mostrado su apoyo a los vecinos de Ensenada del Orzán, señalando que es posible disfrutar del ocio nocturno sin alborotar, lo que afecta al descanso de los vecinos. Justo después de la reunión del jueves, la alcaldesa declaró: “Nosotros trabajamos para que sea compatible el descanso de los vecinos con, lógicamente, la apertura del ocio nocturno. La Policía Local y la Nacional realizan ese refuerzo de aumentar los controles cuando la gente sale de los locales”.


La regidora apeló a la responsabilidad individual de los jóvenes: “No es necesario emprenderla con el mobiliario urbano y elevar excesivamente el tono de voz. Los vecinos tienen derecho a descansar y mientras su descanso se perturbe, la Policía Local actuará, con prevención y represión. No hay otra”.

El conflicto policial obliga a rebajar la presencia del 092 en el ocio nocturno los fines de semana