Piqué da esperanza a un Barcelona en el alambre

Piqué celebra el 1-0 que dio tres puntos vitales a su equipo | efe
|

Barcelona 1-0 Dinamo de Kiev


Un gol de Piqué en la primera parte dio la victoria por la mínima al Barcelona ante el Dinamo de Kiev y mantiene con vida al conjunto azulgrana en la Liga de Campeones, donde logró sus primeros puntos en un partido que mereció ganar, pese a protagonizar otra actuación más que discreta.


El Barça fue muy superior al joven equipo de Lucescu, incapaz de poner en aprietos a Ter Stegen, pero que logró mantenerse con opciones de puntuar en el Camp Nou hasta el final y que fue ganando en confianza a media que las escuadra catalana, falta de chispa y de recursos, se dejó invadir por el tedio hasta contagiar a su afición.


Koeman volvió a apostar por Dest de extremo derecho en el 4-3-3 que había probado con éxito ante el Valencia, pero esta vez el estadounidense contó como compañeros en el tridente ofensivo con Memphis y Luuk de Jong en lugar de Ansu Fati, una diferencia más que sensible respecto al último encuentro liguero.


Ocasiones

Aún así, De Jong tuvo dos ocasiones para adelantar a su equipo en el primer tiempo. Primero, cabeceó el balón inexplicablemente fuera cuando estaba solo frente a Bushchan. Y poco después, el meta del Dinamo volaba hacia el palo izquierdo para desviar un remate desde la frontal del delantero neerlandés.


Casi todas esas jugadas de gol tuvieron su origen en las botas de Jordi Alba, cuyos centros desde la banda izquierda se convirtieron prácticamente en el único recurso del Barça para fabricar algo de fútbol antes del descanso. Pasaba ya media hora de partido y Koeman empezaba a perder la paciencia ante la falta de puntería de su equipo. Así que llamó a calentar a Ansu Fati y Coutinho ante el júbilo del Camp Nou. Pero ambos apenas habían empezado a correr la banda cuando aparecía Piqué para rematar, tirándose al suelo y conectando violentamente con la derecha, otro centro de Alba al fondo de la red que supuso el triunfo.

Piqué da esperanza a un Barcelona en el alambre