Un estudio en el que colaboran veinte médicos gallegos ratifica el uso del PEA en pacientes con dolor

|

El 17 de octubre se celebra el Día Mundial del Dolor, promovido por la

Asociación Internacional para el Estudio del Dolor (IASP) y la Organización Mundial de

la Salud (OMS) desde el año 2004. Se calcula que ocho millones de españoles

amanecen cada día con dolor según un informe de la SED (Sociedad Española del

Dolor), elaborado en 2019.


El dolor tiene la función de avisarnos de que algo en nuestro cuerpo no está funcionando

bien, sin embargo, pierde este sentido cuando se convierte en crónico puesto que ya no

sirve para alertarnos. Su manejo es altamente complejo, por lo que a pesar de los

tratamientos disponibles casi un 20% de los pacientes no encuentra una terapia

eficaz.


Un estudio en el que colaboran veinte médicos gallegos ratifica la buena

experiencia de uso del PEA (palmitoiletanolamida) en pacientes con dolor.


La palmitoiletanolamida

La PEA es una molécula que sintetizan las células de nuestro organismo de manera

natural para protegerse de la neuroinflamación y el dolor. En situaciones crónicas, las

células no producen suficiente PEA y es entonces cuando suplementar con

palmitoiletanolamida sintetizada puede ser beneficioso.


En los últimos años la industria farmacéutica se ha centrado en la búsqueda de

sustancias para combatir la inflamación y el dolor, como los derivados del cannabis o

cannabinoides, con posibles aplicaciones terapéuticas. El PEA actúa de una manera

similar, pero, a diferencia de los CBD (cannabidiol) tiene muchas menos trabas

legales, lo que lo convierte en un sustituto natural perfecto.


El PEA se ha estudiado especialmente en pacientes con dolor neuropático en los que

ha fracasado la analgesia habitual. También en pacientes polimedicados o de edad

avanzada que requieren de terapias más seguras y tolerables. Diversos estudios

científicos han demostrado su eficacia para el tratamiento de las lumbalgias, el dolor

más común en el mundo, y recientemente se han realizado interesantes hallazgos en la

prevención de la migraña.


Conclusiones Estudio Delphi Calmux

El estudio se ha llevado a cabo por Bioksan entre 170 profesionales de diferentes

especialidades en 23 provincias españolas. Cada médico encuestado atiende a una

media de 400 pacientes al mes, de los cuales 167 tienen dolor.


Las especialidades médicas utilizadas en el estudio han sido: Cirugía Ortopédica y

Traumatología, Medicina General y de Familia, Ginecología, Medicina Interna,

Neurología y Cirugía General.En cuanto al tipo de dolor atendido, el 44% era musculoesquelético, el 25% neuropático, el 16% visceral y un 15%, otros.


Los motivos para prescribirlo fueron que es efectivo, seguro y bien tolerado. Tiene

escasa interacción con otros fármacos y menos efectos secundarios que los

medicamentos convencionales usados en el tratamiento del dolor. Además, el riesgo de

generar dependencia es prácticamente nulo.


Entre las conclusiones principales del estudio destacan que el 95% de los encuestados percibe el tratamiento como natural y el 97% afirma que los complementos alimenticios pueden ayudar a controlar el dolor. Por último, el 100% asegura que concretamente el PEA es útil para el control del dolor. 

Un estudio en el que colaboran veinte médicos gallegos ratifica el uso del PEA en pacientes con dolor