Sánchez confirma un relevo generacional en su nueva Ejecutiva y la apuesta femenina

Sánchez se fotografía junto a sus simpatizantes | biel aliño (efe)
|

El presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, confirmó ayer en una conversación informal con periodistas durante el 40º Congreso Federal de su formación, que su nueva Ejecutiva se caracterizará por el relevo generacional y una importante apuesta femenina y “por la diversidad de la inmigración”.


El jefe del Ejecutivo no quiso desvelar ninguno de los nombres del nuevo equipo, ni si habrá ministros, como por ejemplo, el titular de Presidencia Félix Bolaños; una posibilidad que ayer no descartó la vicesecretaria general, Adriana Lastra.


De este modo, Sánchez se limitó a avanzar las claves que está siguiendo para diseñar su nuevo equipo, que son las mismas que las que ya siguió en la intensa remodelación de su Gobierno que acometió en julio, cuando dio entrada a varias jóvenes alcaldesas socialistas como la actual portavoz y ministra de Política Territorial, Isabel Rodríguez; la de Transportes, Raquel Sánchez; y la de Ciencia, Diana Morant.


Eso sí, también señaló que se visibilizará una apuesta por la “diversidad” que representa la inmigración; una apuesta que podría resolverse, por ejemplo, con la entrada de la portavoz socialista en la Asamblea de Madrid, Hanna Jalloul, de madre aragonesa y padre libanés.


Asimismo, Sánchez aprovechó para reivindicar la “unidad” interna que caracteriza este 40º Congreso; la socialdemocracia como la receta adecuada para hacer frente a la crisis derivada de la pandemia; y los gobiernos del PSOE como ejemplo de gestión.


En este punto, el jefe del Ejecutivo hizo referencia expresa al legado de los gobiernos de los expresidentes José Luis Rodríguez Zapatero y Felipe González, que participarán hoy en el inicio oficial del Congreso Federal. Sobre la presencia en concreto de González, Sánchez reveló que en los últimos meses han mantenido el contacto.



El PSOE escenificó su unidad en la apertura del Congreso que comenzó con una fotografía de familia del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, junto a los ministros y barones socialistas y con la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, como invitada estrella.


Será un Congreso plácido para Pedro Sánchez, que lo calificó como un cónclave de “unidad” y de la “socialdemocracia”. “Todo está OK”, resumió en una charla informal con periodistas.


En la fotografía Sánchez estuvo acompañado por todos los ministros socialistas del Gobierno excepto la de Defensa, Margarita Robles, que por agenda no puede asistir hasta mañana.


Una imagen símbolo de un partido unido que sanó sus heridas tras la grave crisis interna de 2016 y que llega además a este Congreso con el aval de gobernar en coalición con Unidas Podemos, presidir nueve comunidades y cogobernar en otras dos.


La palabra “unidad” estuvo en boca de casi todos los participantes, como la vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra; el secretario de Organización, Santos Cerdán, y el presidente valenciano, Ximo Puig, que dieron un paseo juntos por las instalaciones antes de la foto de familia.


El primer día del Congreso mantuvo un tono festivo, con mucha celebración y elogios mutuos entre los asistentes, como los que lanzó Anne Hidalgo al presidente del Gobierno, a quien considera un ejemplo para el progresismo europeo. “Estoy aquí para aprender, tomar ánimo y energía y llevarla a mi país”, dijo.


Por su parte, Sánchez le dio la enhorabuena por su elección como candidata: “Tu proyecto socialdemócrata impulsará también la unión y la solidaridad en la UE. Es un placer poder contar contigo en este Congreso”, dijo.


Será un Congreso sin grandes sorpresas y muy distinto al anterior, en 2017, cuando Sánchez fue elegido secretario general tras su abrupta salida del partido. 

Sánchez confirma un relevo generacional en su nueva Ejecutiva y la apuesta femenina