A Laracha acoge una finca experimental destinada a la investigación agrícola

Arriba, Marcos Pérez, López Varela y Fernando Jiménez, ayer en la presentación. Abajo, vista de la finca | m.n.
|

La Fundación Galicia Sustentable presentó ayer su finca experimental en A Laracha, destinada a la investigación agrícola y el desarrollo sostenible del medio rural. Se trata de una finca de unos 70.000 metros cuadrados de superficie emplazada en el lugar del Iglesario de Montemaior, donde probar tecnologías que revolucionen y hagan más sostenibles las actividades del medio rural.


El lugar elegido es una extensión de pendiente, arboleda, riqueza forestal y muestreo de plantas. Todo un marco de paisaje agreste, naturaleza y ladera de bosque, en cuya bajada se asienta una cabaña de madera para albergar el proyecto, con unas improvisados asientos de alpacas de paja y mantas multicoloridas.


El proyecto fue presentado ayer por el presidente de la Fundación Galicia Sustentable, Marcos Pérez Gulín, y el ingeniero de Telecomunicaciones y gerente de Gradiant, Fernado Jiménez, junto al alcalde de A Laracha, José Manuel López Varela.


Marcos Pérez desgranó los pormenores de la iniciativa, abocada a la sostenibilidad de las tierras, su trabajo y el respeto al medio ambiente, contribuyendo siempre a generar riqueza. En esta instalación se trabaja con la convicción de que el desarrollo y prosperidad del medio rural es el camino para la sostenibilidad. Marcos Pérez indicó que quizás esta sea la última generación a la que le corresponde no solo atender a las recomendaciones sino dar el paso y reflejarlo en acción de cambio, para revertir el deterioro y degradación medioambiental del planeta.


Para ello, la Fundación desde ahora de un gran campo experimental de más de siete hectáreas con ocho fincas que reúnen la biodiversidad a la que se enfrenta el territorio gallego, desde el bosque autóctono a la braña inundable pasando por pastos de huerta o plantaciones de eucaliptos.


Desde la Fundación señalan que su compromiso es comprobar in situ todas aquellas iniciativas innovadoras que están consiguiendo avances significativos en el desarrollo socioeconómico del medio rural y poder compartir ese conocimiento como palanca competitiva y de progreso. Pérez Gulín hizo mención al aprovechamiento de los Fondos Next Generation, para lo que se necesita contar con los recursos públicos y privados.


Tecnología

Galicia Sustentable y Gradiant se unen para la creación de un entorno avanzado en el que probar productos tecnológicos de quinta generación en ámbitos como la logística, la sensorización de cultivos o la monitorización de ganado. El objetivo es desarrollar herramientas digitales respetuosas con el medio ambiente y con una implementación simplificada, en particular en el seguimiento de zonas agrícolas mediante la integración de sensores remotos, soluciones de bajo consumo, procesamiento de datos a gran escala basado en inteligencia artificial, realidad aumentada o el procesamiento avanzado de imágenes.


Todo ello fue expuesto por Fernando Jiménez, director de Gradiant, que se basa en las nuevas tecnologías y se vale de su pertenencia al Centro Tecnológico TIC (tecnología de la información y comunicación) de I+D+I del Campus Universitario de Vigo, para favorecer las aplicaciones de la tecnología en el medio rural. Gradiant alberga a 140 trabajadores que contribuyen a conectar aplicaciones de investigación, desarrollo e innovación con un trabajo de acción conectiva, inteligencia y seguridad.


Se aspira a que la labor sirva de palanca para favorecer al rural y que el asentamiento de las gentes en estos predios sea competitivo y convertir las actividades en medios de vida rentables. Jiménez destacó la importancia de la toma de datos, sensores, medidas e imágenes, aplicando energías limpias, para analizar los avances y la aplicación de medidas positivas.


El técnico hizo en su intervención elogios hacia A Laracha y los laracheses, siendo un lugar idóneo por el clima, que permite variedades de cultivos y su estudio, pero a la vez extendió el agradecimiento a la receptibilidad de las autoridades locales y a los vecinos, que les apoyan e informa sobre este trabajo en favor del rural. 

A Laracha acoge una finca experimental destinada a la investigación agrícola