Esta tarde el Depor aspira en Riazor a despegar

Diego Villares, cabeceando un balón en el último partido disputado en Riazor ante la SD Logroñés | quintana
|

El Deportivo quiere dejar atrás el pequeño bache de resultados, tras tres jornadas sin conocer la victoria (dos derrotas y un empate) y regresa al Abanca Riazor para medirse esta tarde a la UD Sanse.

Un campo que fue testigo hace quince días de como la SD Logroñés se llevaba ‘in extremis’ un punto (1-1).

Después de salir trasquilados de la visita al Real Unión de Irún (2-1), los herculinos regresan ahora a su estadio, que por primera vez en 20 meses no contará con restricciones de aforo. Se espera una gran entrada en el feudo herculino, hay ganas de fútbol en A Coruña y la afición volverá a espolear al equipo blanquiazul desde el minuto uno.


Confianza en la mejoría


El Deportivo no fue peor que su rival en el Stadium Gal pero se fue de vacío víctima de dos ‘regalos’ en defensa. Una circunstancia que quiere subsanar de cara al choque de esta tarde ante un cuadro madrileño que solo ha sido capaz de sacar un empate a domicilio (ante el Valladolid Promesas) pero que suma, no obstante, los mismos puntos (13).

La última derrota dolió en el seno de la plantilla, que considera que mereció más pero no fue capaz de romper una racha de resultados que, aunque no inquieta, quieren cortar cuanto antes para volver a escalar posiciones en la tabla.


EL DETALLE
El cuadro madrileño suma los mismos puntos que los herculinos (13) 


Borja ya advirtió que la competición era complicada y que habría altibajos, pero la confianza del grupo en el cuerpo técnico es total y saben que lograrán salir de este bache estando unidos.

La oportunidad se presenta idónea esta tarde, con un Riazor que será presumiblemente una caldera. Para la contienda el técnico de Ávila recupera a Trilli, aunque ya avisó en la rueda de prensa antes del choque que, en principio, no jugará.

En lo que respecta al once será segura la apuesta de Ian Mackay en la portería, línea de cuatro con Víctor García, que repetiría en el once, en el centro de la zaga Adrián Lapeña y Jaime Sánchez y por la izquierda Héctor Hernández. Por delante de la defensa, en la medular, Bergantiños se postula para ser de la partida y la duda está en si será Diego Villares o Rafa de Vicente uno de sus compañeros en el centro del campo. Por la izquierda podría volver un William de Camargo que fue de los más activos y destacados ante el Real Unión de Irún o regresar Juergen Elitim. Por delante se espera la continuidad de Alberto Quiles por la derecha, por la izquierda Mario Soriano y arriba Miku.



Pólvora en el banquillo


La idea del míster, explicada por el mismo, no pasa por jugar con tres delanteros, así que Noel tendrá que esperar su oportunidad en el banquillo.

El delantero de Silleda, pretendido por equipos ‘grandes’ como Real Madrid o Atlético, volvió a marcar ante el Real Unión de Irún, evidenciando su buen momento de forma. Borja aseguró que confía en él y que se seguirá gozando de minutos.

Aguardarán por sus opciones también jugadores como Calavera, que solo disputó 30 minutos, en la primera jornada ante el Celta B, Menudo, con una presencia intermitente o el canterano Yeremay, que ya ha sido convocado en otras ocasiones con el primer equipo, pero que no ha debutado en partido oficial. Esta tarde el Deportivo aspira en Riazor a despegar. 

Esta tarde el Depor aspira en Riazor a despegar