Los agentes municipales se niegan a hacer horas extra como protesta

Agentes municipales, durante su protesta diaria frente al palacio municipal
|

Después de más de cien días de protesta, a los policías locales se les ha acabado la paciencia. El presidente de la asociación profesional de la Policía Local, Manuel Freire, señaló que, como medida de presión, los agentes municipales no van a ser presentarse voluntarios para los dispositivos extraordinarios, que normalmente se realizan con horas extra. “No vamos a ir voluntariamente a trabajar”, advirtió. Esto puede afectar la operatividad de la Policía Local, en un momento en el que la seguridad ciudadana está bajo el foco público, debido al incremento de robos.

Hace ya 105 días que comenzó la protesta pública de los agentes del 092, que se instalaron frente al palacio municipal en sillas de campaña para reivindicar una serie de mejoras laborarles. Principalmente, el cobro de un plus de peligrosidad o la carrera horizontal Cuando consiguieron abrir negociaciones, el representante municipal, el teniente de alcalde de Hacienda, José Manuel Lage, se prolongaron durante semanas hasta que hace unos días, llegaron a un punto muerto. En parte, por falta de confianza.

“Con el señor Lage Tuñas, todo son monólogos en vez de diálogos. Con el mismo interlocutor siempre vamos a ir mal”, protestó Freire. De ahí que se celebrara recientemente una asamblea de la Policía Local en la que se votó endurecer las protestas .



Concesiones


En realidad, como el propio Freire reconoce, el Gobierno local ha hecho algunas concesiones. Específicamente, en lo que se refiere al turno de noche. Tradicionalmente, a los agentes que trabajan en ese turno se les compensa con más días libres, y la alcaldesa, inés Rey, está dispuesta a aumentar esa compensación. Pero otro punto muy distinto es el plus de peligrosidad, que supone más de cien euros por cabeza.

Lage no está tan dispuesto a desembolsar dinero para satisfacer las reivindicaciones de la Policía Local, y lo fía a una posterior negociación. “No se compromete a nada. Lo del turno de noche se arreglaría, pero bajo mi punto de vista nos iban a hacer un chantaje más fino para que no pudiéramos pedir lo otro”, comenta un desconfiado Freire.

Sin confianza, la conflictividad, que comenzó prácticamente con el mandato, va a más. “Hemos puesto todo por nuestra parte para el diálogo, pero es un colectivo (el de la Policía Local) que tiene su orgullo y no nos vamos a dejar ningunear”, advierte el portavoz policial. De momento, en los últimos días se han dejado oír con silbatos y megafonía frente a María Pita.

Los agentes municipales se niegan a hacer horas extra como protesta