Un AVE que no es el que los gallegos quieren

Obras del AVE a Galicia en Ourense | aec
|

Hace apenas unas semanas, Pedro Sánchez visitó el Foro La Toja y aseguró que el Tren de Alta Velocidad (AVE para los amigos) llegaría a Galicia antes de que acabara el año. Interpelado por estas afirmaciones, el presidente gallego aseguró que si Sánchez le ponía fecha sería porque es cierto. Y, al final, parece que no va a ser así. Bueno, en realidad, será así, pero solo a medias. Es decir, tendremos trazado AVE, pero se seguirán utilizando los trenes Alvia, incapaces de circular a los trescientos kilómetros por hora soñados, y no los Avril de ancho variable. Solo la utilización de esas máquinas garantizaría que Galicia tenga una alta velocidad real. Cualquier otra solución no serviría más que para acortar en unos cuantos minutos el viaje a Madrid. Vistas así las cosas, no es raro que en Portugal cada vez sean más los que apuesten por un enlace directo entre Oporto y Madrid y olvidarse de la variante atlántica. Así, consideran, tendrían tiempos más competitivos para enlazar con el resto de Europa.

Un AVE que no es el que los gallegos quieren