Una ley que depende de todos menos del Gobierno

Unas viviendas en plena construcción | aec
|

Yolanda Díaz se ha salido con la suya. Bueno, en realidad han sido los podemitas, pero parece evidente que, a estas alturas, la que corta el bacalao en la formación morada, es la vicepresidenta ferrolana. Pero la cuestión es que han conseguido sacar adelante su famosa ley contra los propietarios de viviendas si bien, a estas alturas, resulta impredecible determinar el alcance que el texto normativo tendrá. Para los detractores, nos va a devolver a la época de la economía sumergida y el dinero en negro, además de disparar el parque de infraviviendas. Para sus defensores, todo lo contrario, como si fuera a bastar el dinero de un par de cañas para tener un techo bajo el que cobijarse. Al final, habrá que ver como responden las comunidades autónomas ya que es en ellas en las que recae buena parte del cumplimiento de la ley. De que ellas y los ayuntamiento decidan, por ejemplo, aumentar el precio del IBI a los pisos desocupados depende, en buena medida, el éxito de esta norma que, al menos, permitió llegar a un acuerdo en los presupuestos.

Una ley que depende de todos menos del Gobierno