Los vecinos del Orzán denuncian la vuelta del botellón y los altercados

Imagen de este sábado de madrugada en la calle del Socorro | cedida
|

La asociación de vecinos Ensenada del Orzán denuncia la vuelta del botellón a su barrio y, con él, el ruido, los altercados y los cristales rotos en las calles.


“Seguiremos denunciando a nivel local y nacional su falta de sensibilidad hacia el sufrimiento que se le está causando a los vecinos”, espeta José Luis Méndez al Ayuntamiento en un comunicado remitido ayer a la prensa, tras acudir el viernes a un programa de la televisión gallega para visibilizar la situación.


Piden una reunión con el Gobierno local y lamentan que el regreso del ocio nocturno haya traído aparejados los gritos y peleas en las calles, además de “patadas a los contenedores o cervezas rotas contra las paredes”. “Estamos a su disposición para celebrar una reunión en la que puedan explicarnos exactamente cuál es su plan para resolver la situación”, exigen.


Problema diseminado

Los vecinos alegan que, “a pesar de que el Ayuntamiento dice que ya no existe el botellón, sí existe”, y advierten de que tienen “numerosas pruebas gráficas y testimoniales para aseverar que está diseminado por toda la ciudad”. “Ahora ya no hay botellón en los jardines, hay 200 minibotellones por toda Coruña”, alegó José Luis Méndez en televisión.


El presidente vecinal asegura en su comunicado que el pasado sábado, además del ruido por las aglomeraciones en el exterior de los locales y de botellones en las plazas del barrio, una pelea entre dos jóvenes “requirió la presencia de una ambulancia y un furgón de la Policía Local”.


Méndez añade que “el botellón no lo ve el que no lo quiere ver” y añade que el ocio nocturno ha provocado problemas de salud en muchos vecinos. “El que no está a pastillas tiene ataques de ansiedad porque no puede dormir y no sabe cuándo podrá hacerlo”, comenta el portavoz de la asociación.


Los vecinos del Orzán critican al Ayuntamiento por “no hacer cumplir las ordenanzas” y piden que se garantice el derecho al descanso nocturno de todos los barrios que concentran la “movida” de la ciudad.

Los vecinos del Orzán denuncian la vuelta del botellón y los altercados