El desabastecimiento puede llegar hasta las navidades, admite Johnson

|

El primer ministro británico, Boris Johnson, admitió ayer a regañadientes que los problemas de desabastecimiento que sufre el Reino Unido podrían llegar hasta las Navidades, pero reiteró que no recurrirá a la “inmigración descontrolada” para solucionarlos.


En una entrevista con la BBC, Johnson se mostró a la defensiva ante las preguntas del entrevistador de la cadena pública, Andrew Marr, y trató de salir indemne en el día en que el Partido Conservador inaugura su congreso anual en Manchester.


Preguntado sobre unas declaraciones del ministro de Economía, Rishi Sunak, en las que este no descartaba que la crisis de suministro alcance a las navidades, Johnson respondió: “Rishi siempre tiene razón en lo que dice”.


Para Johnson, los problemas que sufre la economía británica y que amenazan con ensombrecer el congreso, responden al “período de ajuste” del mercado laboral tras el Brexit y por la rápida recuperación pospandemia.


“Lo que vemos son las presiones y las tensiones que sufre una economía que es la que más crece de los países del G7”, insistió el primer ministro para quitar hierro a las crisis en varios sectores.


El desabastecimiento se notó con especial fuerza en los últimos días en las gasolineras, que no reciben combustible debido a la falta de camioneros, pero también empieza a haber escasez de productos en los supermercados.


La falta de mano de obra que anteriormente llegaba de otros países de la UE también provoca la preocupación de los ganaderos, que se pueden ver obligados a sacrificar a decenas de miles de animales por la escasez de trabajadores en los mataderos.


El primer ministro defendió la salida de su país de la UE como una forma, precisamente, de no tener que recurrir a trabajadores con bajos salarios y obligar así a que las empresas remuneren mejor a sus empleados.


“La forma de avanzar no es tirar de la palanca de la inmigración descontrolada y permitir que entre un gran número de gente”, indicó en alusión a las duras restricciones vigentes para que los comunitarios consigan un visado de trabajo en el Reino Unido.


“Durante décadas hemos dependido de personas muy trabajadoras que venían sobre todo de los países de la ampliación de la UE, que estaban dispuestas a hacer esos trabajos por un salario bajo y por eso ahora no son atractivos”, agregó Johnson.


El primer ministro insistió en que el problema concreto de las gasolineras se debe al aumento de demanda por el “efecto llamada” que causó entre los conductores la penuria de combustible, y recordó que la escasez de camioneros afecta a otros países como Estados Unidos, China o Polonia.


El líder tory tuvo también que responder por su decisión de subir las cotizaciones sociales para financiar la sanidad pública, algo que había descartado por completo en su programa electoral. Argumentó que debió enfrentarse a una pandemia que obligó a hacer un esfuerzo inédito para destinar 407.000 millones de libras y por ello tuvo que tomar medidas que no habría deseado. 

El desabastecimiento puede llegar hasta las navidades, admite Johnson