El Dépor deja escapar la victoria ante el Logroñés en la última jugada

Quiles mandó un remate a la base del palo y otro al larguero en un partido que el equipo, sin él en el césped, perdió | quintana
|

DEPORTIVO 1  -  1 SD LOGRONÉS 


Deportivo: Mackay; Víctor García, Lapeña, Jaime Sánchez (Granero, m.83), Héctor; Villares, Bergantiños, Juerguen Elitim (De Vicente, m.84); Quiles (Doncel, m.84), Mario Soriano (Aguirre, m.67); y Miku.
SD Logroñés: Jero; Cubero (Borja Aizpún, m.80), Pelayo (Miguel Ledo, m.80), Xiker, Paredes; Arnedo, Albisua (Diego Esteban, m.55), Calderón, Javito (Ander El Haddadi, m.73), Sandoval; y Soberón.
Goles: 1-0, M.18: Miku.1-1, M.94: Ledo.
Árbitro: Pérez Hernández, del comité madrileño. Amarillas a Soberón (m.43), Diego Esteban (m.58) y Paredes (m.89), de la SD Logroñés; y a Aguirre (m.80) y De Vicetne (m.91).
Incidencias: Partido de la sexta jornada de Primera Federación disputado en Riazor con aforo reducido por la Covid-19 y unos 14.000 aficionados. Agencias - Pandora v3.92+1.0.0 IG




El Deportivo rozó la victoria y el despropósito a la vez y el partido acabó inclinándose hacia lo segundo, cediendo un empate en el descuento por haberse visto muy superior en el primer tiempo (un gol y dos remates al palo) y haberse echado demasiado atrás, como un equipo pequeño, en el segundo, en Riazor, ante 14.000 aficionados que le pusieron en alertan con unos silbidos de aviso que no supieron leer en el césped ni en el banquillo. La SD Logroñés se creció al ver el ejercicio de acordeón de los locales y se llevó un punto que celebró como si hubiese ganado la Champions.

El equipo coruñés no logró disipar las dudas que había dejado la primera derrota de la temporada, ante Unionistas de Salamanca, aunque en el primer tiempo sí había dado muestras aparentes de haber pasado página.

Con dos novedades en el once de Borja Jiménez respecto al partido del Reina Sofía (Jaime Sánchez por Granero y Víctor García en el lateral derecho por Lapeña, que suplió la baja de Trigueros en el eje de la zaga), el Deportivo comenzó transmitiendo seguridad en la vuelta a casa.

La SD Logroñés logró plantarle cara en los primeros minutos, ofreciendo muchas variantes, tanto de sistema como de posiciones de jugadores, una versatilidad a la que el Deportivo respondió madurando su fútbol con el paso de los minutos.

Salió algo nervioso el primer jugador que repite de inicio este curso en el lateral derecho en la alineación, Víctor García. Como el equipo, fue a más, profundo en ataque, con la ayuda de Lapeña a su espalda.


Los deportivistas atacaron con paciencia, tocaron con calma, buscaron apoyos y avanzaron metros. A los nueve minutos aparecieron por primera vez en el área riojana con un centro de Villares desde la izquierda que conectó de primeras el enrachado Quiles. Su volea se marchó desviada.


2 A LA MADERA
Quiles mandó un disparo al poste y un remate de cabeza al larguero en la primera parte del encuentro 




El árbitro empezó a perdonar amarillas a la SD Logroñés al cuarto de hora por una entrada de Ozerinjauregi sobre Juergen Elitim.

Los blanquiazules tejieron con calma y precisión quirúrgica hasta encontrar el gol a los dieciocho minutos. Un tanto coral. Con la firma de Miku, que se adelantó a su par y metió la bota derecha para superar a Jero, y la asistencia de Héctor Hernández, pero con el sello de todo el equipo. Tercer tanto para el venezolano y tercera asistencia del vallisoletano.

Los de Logroño quedaron tocados por el gol blanquiazul. Víctor García cabalgó la banda y en el ecuador de la primera parte sirvió para Quiles, que se estrelló por primera vez en la madera, prácticamente en la cepa del poste derecho de la portería de Jero, con un disparo desde la frontal.

Los visitantes apenas incomodaron, pero el Deportivo acabó el primer acto jugando ya con fuego, pecando de sentirse demasiado superior. Por suerte (o quizá no), en ese momento la SD Logroñés no rentabilizó sus apariciones en campo contrario. Calderón se fue de varios blanquiazules con facilidad, pero después disparó flojo y a varios metros de la portería de Mackay. El mismo jugador, en los instantes previos al intermedio, no cazó en el área, libre de marca, un centro desde la izquierda.

Contagiado por la falta de determinación del Logroñés, el Deportivo tampoco aprovechó una salida a por uvas de Jero y el larguero impidió a Quiles convertir un córner que ejecutó Juergen Elitim en el 40’.



En peligro


La misma sensación de imprudencia la transmitió el Deportivo en la reanudación. No aprovechó sus opciones en el área rival en los primeros minutos y puso el triunfo en peligro.

Miku pudo aumentar un par de veces su cuenta de goles, pero sin pegada en un pase de Quiles ni la pared con Juergen, esta vez en fuera de juego. Tampoco lo hizo el andaluz tras una nueva asistencia del colombiano, experto en balones filtrados.

El Deportivo desperdició otra subida al ataque de Héctor Hernández. En un gran partido en ataque (empañado en la última acción), el lateral se fue con clase de los que le salieron al paso en la banda para asistir a Quiles. El ‘9’, siempre apareciendo en el área a pesar de jugar en banda, rozó nuevamente el segundo.

Con la mínima renta, los de Raúl Llona se vieron dentro del partido y también tuvieron paciencia para encontrar fisuras en el Deportivo. Pasada la hora de encuentro, un centro desde la izquierda de Paredes la tocó Sandoval en el primer palo y no la pudo rematar a puerta Soberón. El técnico visitante apostó por jugar con dos puntas y a falta de poco más de quince minutos, Mackay evitó el penalti ante el recién incorporado Ander El Haddadi.



Señales de alerta


El Deportivo acabó el encuentro demasiado atrás y dio esperanza a su rival. Riazor le advirtió con silbidos para poner a los de Borja Jiménez en alerta. El Haddadi apuró a Mackay con un disparo desde la frontal y Jaime Sánchez tuvo que pedir el cambio. Fue triple. Granero, De Vicente y Doncel se incorporaron al césped y Juergen y Quiles se fueron al banquillo. Los coruñeses hicieron caso omiso de todas las señales de alarma. Los de Logroño pudieron marcar en el 93 y lo hicieron en el 94, en la última jugada, con un cabezazo de Ledo en una acción muy mal defendida por el colectivo. Decepción local por una pésima lectura y éxtasis visitante. 

Agencias - Pandora v3.92+1.0.0 IG

El Dépor deja escapar la victoria ante el Logroñés en la última jugada