Las imágenes y el NoDo

|

Los que tenemos cierta edad recordamos el “NoDo” (el mundo al alcance de los españoles según la propaganda) y como complemento “Imágenes”, una serie de reportajes sobre los éxitos del franquismo. Eran el prólogo a las películas, allá por los años de plomo, y de obligado cumplimiento. Luego venía el descanso y a continuación la peli, debidamente “arreglada” por la censura. Añadan que entonces las películas eran permitidas para todos los públicos; a los mayores de dieciocho años y las, otras peligrosas para todos. Esa censura estaba en manos de los curas.


Ahora, como la democracia venció a la “democracia orgánica”, muchos políticos sin duda nostálgicos de aquella etapa, nos quieren meter de tapadillo el “NoDo” a través de sus declaraciones, mítines o fotos que en muchas ocasiones son un remedo de aquello y para eso cuentan –como antaño los otros– de cómplices necesarios.


Hay imágenes, fotos, que son esclarecedoras: estos días se recuerdan las fotos de o noso presidente con el mandamás de una de las eléctricas y aún quedan en las hemerotecas de otros abrazos con importantes representantes del capital o, ¿recuerdan? Alguna tan divertida como la de Feijóo con una manguera apta para faenas en un jardín apagando uno de los terribles incendios que asolaron hace años los montes gallegos.


Y si cruzamos “el telón de grelos” nos encontramos con otro chollo “made el pp”: el gobierno de la comunidad madrileña oculta una deuda de mil doscientos millones con las clínicas Quirónsalud. Aquellas alegrías de Esperanza Aguirre sembrando dinero a empresas “amigas” a las que entregó la gestión de la sanidad pública. Ahora los madrileños, y me temo que el resto de la ciudadanía, pagarán las alegrías de otra entusiasta ¿? de la libertad. Es otro ejemplo de la diferencia entre la realidad y la ciencia ficción. Es otro ensayo con dinero ajeno. Aquí la Xunta intenta burlar la sentencia de la Audiencia que obliga a Ence a cerrar su factoría en Lourizan. Otra vez la polémica y con las opiniones divididas. Bueno sería preguntar a los vecinos, aunque ahora la referencia es bien clara pues los pontevedreses apoyaron una vez más a un gobierno de izquierdas que siempre se posicionó por salvar la ría .Anoten la penúltima boutade de Casado invitando a Sarkozy, para ganar puntos en su escalada al gobierno, cuando el-ex presidente francés está acusado de financiación irregular en su campaña electoral.

Las imágenes y el NoDo