Tensión y cargas policiales tras el acto de Vox en apoyo a las víctimas de Parot

Un grupo de antifascitas increpa al presidente de Vox, Santiago Abascal, durante el acto del partido en Mondragón | Javier Etxezarreta (efe)
|

Víctimas del terrorismo y partidos políticos como el PP, Vox y Ciudadanos se movilizaron ayer en diferentes puntos de España para expresar su repulsa por los actos de apoyo al terrorista Henri Parot que se habían previsto en Mondragón, donde se vivieron momentos de tensión y algunos incidentes en el homenaje apoyado por la ultraderecha.


Los actos para pedir la excarcelación de Parot –autor de 39 asesinatos, siete de ellos de niños– habían sido convocados por la red Sare, que negó que fueran un homenaje y decidió el viernes sustituirlos por concentraciones en distintos pueblos contra de la ley 7/2003, de cumplimiento íntegro de las penas, pero sin hacer referencia a un preso concreto.


Pese a ello, durante la mañana de ayer se celebraron manifestaciones de desagravio a las víctimas de Parot convocadas por el PP en Mondragón, la Asociación de Víctimas del Terrorismo en Madrid, San Sebastián, Granada y Zaragoza, y el grupo Voces contra el Terrorismo, con apoyo de Vox, también en Mondragón.


Un herido

Este último acto finalizó con algunos incidentes, cargas policiales y carreras, en las que resultó herida una persona, después de que durante toda la concentración manifestantes hayan increpado y gritado a los miembros de Vox, que estaban fuertemente custodiados por la Ertzaintza.


En este acto Abascal denunció la “permisibilidad” de las instituciones y la “complicidad” del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, con un acto “permanente de exaltación del terrorismo,

de reivindicación de cada uno de los crímenes de la banda terrorista ETA”.


Una hora y media antes, también en Mondragón, fue el PP del País Vasco el que reivindicó a las víctimas de Parot, en una concentración celebrada junto a la fábrica en la que ETA mantuvo secuestrados al funcionario de prisiones José Antonio Ortega Lara y al industrial Julio Iglesias Zamora.


Este acto se desarrolló sin incidentes, aunque a los dirigentes del PP les aguardaba una gran pintada con el lema en euskera “Fascistas, fuera, dejad en paz a Mondragón”.


En su intervención, la vicesecretaria de Organización del PP y líder de los populares navarros, Ana Beltrán, exigió al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que elija entre “estar con las víctimas o estar con los verdugos”, con “los herederos de ETA”.


El pastor de los lobos

Criticó que el presidente del Gobierno, que “necesita imperiosamente a los herederos de ETA”, se haya convertido en el “pastor que cuida de los lobos” que desean que “España desaparezca”. “Sánchez los blanquea, les pasa la mano por el lomo, son sus socios preferentes”, dijo.


Además de estos dos actos, la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) se movilizó en cuatro ciudades en las que Henri Parot cometió atentados: Madrid, San Sebastián, Granada y Zaragoza.


En la concentración de Madrid participaron cientos de personas, que exigieron acabar con “las humillaciones a las víctimas” del terrorismo.


Representantes del Gobierno autonómico y el Ayuntamiento de Madrid, así como del PP, Vox y Ciudadanos, acudieron a la convocatoria en la plaza de la República Dominicana, donde fueron asesinados 12 guardias civiles en 1986. 

Tensión y cargas policiales tras el acto de Vox en apoyo a las víctimas de Parot