Alberto Quiles y Mackay amplían el pleno del Dépor ante el Badajoz

|


DEPORTIVO 1 - 0 BADAJOZ



Deportivo: Mackay; Villares, Lapeña, Bergantiños, Granero, Héctor Hernández; De Vicente, Juergen Elitim; Quiles, Miku y William de Camargo.
Badajoz: Limones; Dani Fernández, Pardo, Gorka Pérez, Concha, Adri Cuevas, Barri, Otegui, Zelu, Pascual y Sergio Benito.
Gol: 1-0, M.30: Quiles.
Árbitro: González Díaz, del comité asturiano. Amarillas a Lapeña (m.24), del Deportivo; y a Concha (m.81), del Badajoz.
Incidencias: Partido de la cuarta jornada de Primera Federación disputado en Riazor con aforo limitado de 19.200 aficionados y la presencia de unos 16.000Agencias - Pandora v3.92+1.0.0 IG


El fútbol, a veces, es simple. Portero y delantero. Tal vez la reducción sea injusta para jugadores que destacaron como Héctor Hernández o Álex Bergantiños, pero fueron los ingredientes básicos de un nuevo triunfo. Si el guardián y el ariete funcionan, hay mucho trabajo adelantado. Más aún fuera del fútbol profesional. hoy, se llevaron por delante a un correoso Badajoz, que se asentó bien en el Abanca-Riazor y mereció más. Pero esto no va de méritos y el Deportivo, con la afición escoltándole, sigue su inicio soñado con esa inercia ganadora en la que se encuentra esta temporada.y


El olfato ofensivo de Alberto Quiles y la seguridad de Ian Mackay le dieron el cuarto triunfo consecutivo en otros tantos partidos. El pleno se amplió a doce puntos de doce posibles para mantener al equipo al frente de la Primera Federación antes de visitar al segundo, el Unionistas de Salamanca, que le arrebató el liderato unas horas y que está invicto.

La versatilidad del Deportivo de Borja Jiménez se va al extremo. Dibujó ante el Badajoz un equipo capaz de alternar cuatro y cinco defensas a su antojo para igualar a su rival, con Álex Bergantiños como comodín y la posición de Diego Villares como carrilero derecho, algo que trabajó en la Ciudad Deportiva de Abegondo durante la semana. Por esa demarcación sin dueño, el ala derecha, han pasado cuatro jugadores en otras tantas formaciones iniciales del técnico blanquiazul. Además de la posición novedosa de Villares, sorprendió la apuesta de inicio por Borja Granero, que había sido el cuarto en el orden de preferencia del míster en las anteriores citas del campeonato.

El Deportivo no mezcló bien en la primera parte, en la que el Badajoz estuvo mucho mejor asentado en el tapete de Riazor. Los pacenses son también candidatos a un ascenso que la temporada pasada se les escapó en el último partido.



Momentos de apuros



Las intervenciones de Ian Mackay volvieron a ser claves una vez más en este primer tramo de temporada para el Deportivo. Está en buenas manos el conjunto coruñés, en las de un guardameta de la casa, que tuvo que hacer las maletas de joven y hacerse un nombre lejos de la órbita blanquiazul hasta que los caminos de ambos se volvieron a juntar este curso. Sergio Benito, uno de los nombres que se relacionaron con el Deportivo para la delantera en el mercado estival, le puso a prueba a los nueve minutos después de haberse marchado de Adrián Lapeña.

Apretaron los visitantes, que como el Deportivo no habían perdido ni encajado goles en las tres primeras citas, en su caso con dos victorias y un empate por los tres triunfos blanquizules. Mackay siguió interviniendo y el Badajoz se cansó de desperdiciar ocasiones de gol en el área deportivista.

El conjunto herculino se desesperezó en ataque casi a la media hora de partido. Hasta entonces había sido un equipo plano, mucho más que los de Óscar Cano.



El gol de Quiles



Alberto Quiles despertó a los blanquiazules. Su derechazo desde la frontal se fue alto, pero a la segunda (la primera entre los tres palos) no falló. Movió el esférico William de Camargo, filtró el pase en profundidad para Héctor Hernández y el carrilero asistió desde la línea de fondo para que Quiles se lanzara para conectar el balón de primeras y alojar el cuero al fondo de la red. Por primera vez el Badajoz recibía un tanto esta temporada. Tres partidos y media hora del cuarto aguantó Limones sin encajar.

Mackay amplió la marca del exguardameta del Mirandés. El Deportivo se siente seguro con él. Antes del descanso, William de Camargo lo intentó por la banda izquierda y sentó, con varias fintas, a su par, Dani Fernández, que solo pudo pararlo con una falta que no fue castigada con amarilla incomprensiblemente.



Dificultades



El Deportivo conservó tras el paso por los vestuarios. Trabajo le costó. David Concha tuvo la primera del segundo periodo a los 56 minutos con un contraataque que concluyó con un disparo desviado que no necesitó la mano de Mackay.

Sí tuvo que aparecer el portero superada para evitar el empate en un remate de Cuevas, Barri cabeceó fuera y el guardameta volvió a sacar los puños, sin complicarse la vida, en una falta centrada que superó la barrera.

Jiménez buscó a Soriano para defender con la pelota, pero el Badajoz respondió pasando a un sistema con dos referencias ofensivas que volvió a complicarle la vida al Deportivo. Los herculinos se replegaron para resistir. En un mal día, ganaron, y eso tiene más importancia de lo que parece en este fútbol de dinámicas. Son cuatro de cuatro, un pleno que les permite recuperar el liderato en el que se había acostado el viernes el Unionistas de Salamanca, que es, además, su próximo rival el domingo al mediodía en esta campaña que no ha hecho más que empezar. 


Agencias - Pandora v3.92+1.0.0 IG

Alberto Quiles y Mackay amplían el pleno del Dépor ante el Badajoz