El presunto asesino de O Birloque habría matado a su pareja por la tarde para luego fugarse en avión

El funeral por la víctima se celebró ayer en el cementerio de San Juan de Anceis, en Cambre
|

El supuesto asesino de Mónica M.P., una panadera de O Birloque de 52 años, fue trasladado ayer a la comisaría de Lonzas, después de haber sido arrestado por la Policía Nacional en su alojamiento de Madrid en la noche del miércoles. Se sospecha que J.R.G.G., de 48 años, también coruñés, la habría matado a puñaladas en el domicilio de esta, en la calle de Juan Darriba, donde convivían desde hacía un mes, durante la tarde del miércoles, y no en la madrugada del miércoles al jueves, como se pensó en un principio. Eso le permitió huir en avión desde Alvedro hasta la capital.

El delegado del Gobierno, José Miñones, confirmó que se trata de un caso de violencia de género, lo que ha conmocionado a la ciudad, donde hacía tres años que no se cometía ningún homicidio de este tipo. En Galicia es el primero del año. “Un erro máis que temos como sociedade”, comentó Miñones. El sospechoso era un amigo de juventud de la víctima y había retomado el contacto hacía poco a través de las redes sociales. Se había trasladado a vivir con ella hacía un mes y el martes habían mantenido una fuerte discusión. El crimen se habría cometido en la tarde del miércoles y ya a las dos de la madrugada el hijo de la víctima habría descubierto el cuerpo con varias puñaladas, tanto en la espalda como de frente.

Esto le dio tiempo de sobra al sospechoso para huir. Lo hizo tomando un vuelo hacia Madrid, donde fue detenido en un hotel, sin que presentara ninguna resistencia. La labor de investigación que desarrolló la Brigada Judicial de la Policía Nacional permitió el arresto del sujeto en menos de 24 horas. En cuanto al método policial que permitió su localización, el sospechoso (que tiene dos antecedentes por violencia de género) habría cometido el error de conservar su teléfono móvil, lo que permitió su seguimiento electrónico.

Así fue como descubrieron que se había dirigido al aeropuerto de Alvedro. Una vez en la terminal, fue fácil hallar a través de las cámaras que había tomado un vuelo hacia Madrid. En ese momento, en plena tarde del miércoles, todavía no se había descubierto el cadáver, así que J.R.M.M., de 48 años, pudo volar hasta la capital sin problemas, donde se alojó en un hotel. Fue allí donde lo atrapó la Policía, nuevamente mientras estaba intentando decidir cuál sería su próximo movimiento. “La detención se realizó sin ningún tipo de incidente, no se opuso a la misma y se ha puesto a disposición de la declaración oportuna”; continuó Miñones.


Concentraciones


El delegado hizo hincapié en que no fue hasta ayer cuando se confirmó que el crimen de O Birloque es un caso de violencia de género. Sin embargo, el Ayuntamiento había convocado el día anterior frente a María Pita una concentración de protesta, a la que Miñones, por cierto, no llegó a asistir, después de que la alcaldesa, Inés Rey, así como varias autoridades, incluido el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, lanzaran declaraciones lamentando la “lacra” de la violencia de género.

El delegado insistió: “Es una cosa que solicito siempre, tener la calma y la prudencia necesaria para que no se hagan concentraciones ni declaraciones previas a tener la confirmación oficial. Ahora sí la tenemos y por tanto las concentraciones tienen su máximo sentido, sin hacerlas con esa urgencia que a veces se tiene y por la que en otras ocasiones (las mínimas, todo hay que decirlo) se cometen errores”.

El delegado hizo estas declaraciones durante el minuto de silencio convocado ayer en María Pita. Ayer también fue el entierro de la víctima en san Juan de Anceis, en Cambre, y hoy se celebrará una concentración a las ocho de la tarde en el Obelisco.

El presunto asesino de O Birloque habría matado a su pareja por la tarde para luego fugarse en avión