Félix Bolaños hará de Pedro Sánchez en Barcelona

El ministro de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, Félix bolaños | aec
|

Uno puede imaginarse a Pedro Sánchez buscando una buena excusa para no acudir a la mesa del diálogo con los separatistas catalanes. Es una foto que, por ahora, no le va a hacer ningún bien, y él lo sabe. Mientras los secesionistas no se bajen de sus peticiones de máximos que incluyen la amnistía y el referéndum de autodeterminación, el presidente no quiere protagonizar lo que, sin lugar a dudas, será un gran fracaso. Y para evitarlo ha recurrido al ministro de la Presidencia, que será el encargado de presidir la delegación estatal que se desplazará a Barcelona. El único problema que esto le plantea a Sánchez es si su postura termina por cabrear demasiado a los de ERC y ese enfado se transforma en una negativa a apoyar los presupuestos. Ese es el gran reto de Sánchez. Conseguir sacar adelante las cuentas significa, automáticamente, finalizar la legislatura y, por lo tanto, tener dos años de margen para trazar una estrategia que lo pueda llevar a la reelección.

Félix Bolaños hará de Pedro Sánchez en Barcelona