Los robos en domicilios remiten de nuevo tras la ola de julio y agosto

Una oficial de Policía Nacional investiga uno de los robos en pisos de este verano
|

Como siempre ocurre durante el periodo vacacional, los coruñeses han tenido que afrontar una ola de robos en pisos por toda la ciudad que se achacan a bandas itinerantes, y que suman varias docenas en los meses de julio y agosto. Sin embargo, fuentes policiales señalan que el ritmo de denuncias que se están recibiendo en las comisarías ha descendido, por lo que se supone que uno o más grupos han abandonado la zona, aunque siguen ocurriendo varios casos a la semana.

El delegado del Gobierno, José Miñones, reconoció en un acto la semana pasada que se había detectado un incremento en esta clase de delincuencia, pero quiso contextualizarlo al señalar que “ha sido menor que otros años”, aunque todavía no se han hecho públicas estadísticas oficiales al respecto. De confirmarse, esta reducción en el número de allanamientos no tendría que estar relacionad con la pandemia porque, contrariamente a lo que pudiera suponerse, 2020 no afectó a los robos en pisos, por lo menos en A Coruña. Las estadísticas del Ministerio de Interior, que recogen los hechos conocidos, indican de hecho, un ligero incremento. El año pasado, incluso con restricciones de por medio, se robó en 260 hogares coruñeses.

En cambio, en el primer trimestre de este año si que se registró una reducción importante, de más de 57%. La subdelegada del Gobierno, María Rivas, había señalado recientemente sobre el problema de los allanamientos que la Policía Nacional había estado desarrollada desde hace semanas una serie de dispositivos especiales, dentro de la puesta en marcha del Plan de Delincuencia Itinerante diseñado desde el Ministerio de Interior y que tiene una especial incidencia en las ciudades costeras, que son las que reciben más visitantes durante la temporada veraniega. Dicho plan se realiza todos los años, así que tampoco cabe encontrar allí una explicación.


Los fines de semana


Por lo demás, la mayor parte de los robos se producen durante la tarde de los fines de semana, incluidos los vienes. Este modo de actual es muy común en los ladrones de pisos: siempre actúan en viviendas cuando saben que sus habitantes están ausentes, así que suelen esperar a los fines de semana, sobre todo por la tarde, cuando las posibilidades de que las viviendas estén desocupadas son más altas.

No necesitan más que unos pocos minutos para abrir la puerta y ponerse a rebuscar para localizar los objetos valiosos. Aunque registraron toda la casa en esta ocasión, lo normal es que se centren en el dormitorio principal donde se suelen guardar las joyas. El oro es casi lo único que buscan estas bandas, que por lo demás desdeñan la electrónica u otros objetos voluminosos.

Sin embargo, en lo que las bandas difieren en su modus operandi es a la hora de abrir las puertas. Según fuentes de la Policía Nacional, los que emplean un “pico de loro” o palanca para desencajar la puerta (a veces un destornillador es suficiente, si la puerta es lo suficientemente débil) son un grupo de colombianos que ya han llevado a cabo varios golpes en A Coruña.

A principios de agosto la detención de una banda croata, las autoridades consideraban que podía haber más delincuentes de esa nacionalidad todavía activos, puesto que los que se detuvieron en Vigo eran en su mayoría hombres y los que han actuado en A Coruña eran sobre todo mujeres que empleaban el método del resbalón (introducir una tira de plástico entre el marco y la puerta) por lo que a los vecinos se les pide que cierren siempre con llave al abandonar el domicilio, igual que se aconseja no publicitar sus viajes en las redes sociales.

Los robos en domicilios remiten de nuevo tras la ola de julio y agosto