Adrián Lapeña y Mackay dan el segundo triunfo al Dépor

|

TUDELANO 0 - 1 DEPORTIVO



Ficha técnica

Tudelano: Pellegrino; Delgado (Cabellud, m.69), Molina, Aveldaño, Samanes, Aitor González (Iván Elena, m.52), Alain, Álex Guakda, Yasin, Cedenilla y Rodrigo (Vassilakis, m.69).
Deportivo: Mackay; Benito, Lapeña, Jaime Sánchez, Héctor Hernández, Villares, Bergantiños, Juergen, Quiles, Miku y William de Camargo.
Gol: 0-1, M.7: Lapeña.
Árbitro: Palencia Caballero, del comité vasco. Amarillas a Aveldaño (m.12) y Olaizola (m.82), del Tudelano y a Jaime Sánchez (m.20), Mackay (m.89), Lapeña (m.89) y Quiles (m.98), del Deportivo.
Incidencias: Partido de la tercera jornada de Primera Federación disputado en el Ciudad de Tudela.Agencias - Pandora v3.92+1.0.0 IG



El Deportivo mudó la piel en Tudela. Nada que ver con el equipo que goleó al Celta B una semana antes. Sí en nombres, pero no en fútbol. Las circunstancias no le ayudaron, pero supo adaptarse, ser ese equipo camaleónico al que apelaba en la previa el entrenador blanquiazul, Borja Jiménez, forjado en campos como el Ciudad de Tudela, donde nunca había ganado... hasta que lo pisó a los mandos del conjunto coruñés.

En el sopor de Navarra, en un campo seco, tiró de dos recursos que deciden partidos en casi todas las categorías: la pizarra y el portero. Una falta lateral en el primer tiempo y una estirada al máximo de Ian Mackay cuando el partido enfilaba la recta final. Argumentos suficientes para avanzar a ritmo de tres puntos, algo que pocos están consiguiendo en la Primera Federación. La siguiente parada, Calahorra.

En Tudela, ante la baja de Trilli, concentrado con la selección española sub-19, el entrenador del Deportivo apostó en el once por la opción más natural de las dos de que disponía. Alberto Benito fue el encargado de suplir al canterano y Adrián Lapeña jugó como central junto a Jaime Sánchez.


6 puntos

Solo tres equipos del grupo I han conseguido el pleno de triunfos: Depor, Majadahonda, y Real Unión


Fue la única permuta que introdujo Borja Jiménez respecto a la goleada al filial del Celta de Vigo, pero cambiaron muchos aspectos. Riazor y el Ciudad de Tudela comparten la hierba natural, pero nada tiene que ver el tapete de A Coruña con lo que se encontraron los deportivistas en Navarra. Enfrente, un rival que presionó con ímpetu, que no dejó jugar al conjunto deportivista. Se tradujo en un encuentro pesado, sin continuidad en el juego y bajo un calor asfixiante.

Los locales llegaron a poner en algunos apuros a los blanquiazules en los primeros minutos. Un despeje con el pecho de Alberto Benito en un centro lateral llegó a comprometer a Mackay.

Sin hilvanar el fútbol, el Deportivo se sirvió de una acción de estrategia para adelantarse en el marcador a los siete minutos en la primera ocasión que generó. Asistió Juergen Elitim, que ya había dado dos pases de gol en la primera jornada de la temporada, y cabeceó Adrián Lapeña. Su remate fue picado, perfecto. No pudo desviarlo el portero del Tudelano.

Gualda, con un disparo muy desviado, le dio la réplica al Deportivo y, ya casi a la media hora, Miku, con otro cabezazo a balón parado, esta vez en un córner, se encontró con Pellegrino justo antes de la pausa de hidratación.

El refresco sirvió para que el Tudelano rebajara la presión al colegiado, muy protestado por los jugadores y la parroquia locales. No cambió el discurrir de un partido atascado, soporífero para el espectador, solo alterado antes del descanso por una transición de Bergantiños para Quiles y la acción personal del delantero, que se abrió espacio desde la banda, se posicionó en la frontal y con una rosca con la izquierda le buscó las cosquillas al guardameta rival, que envió a córner.m 



Se jugó la roja


En la reanudación, el colegiado le perdonó la segunda amarilla al deportivista Jaime Sánchez. Fue una acción sin maldad, pero en la que se la jugó. Atropello a Aitor González en el centro del campo y el árbitro no se llevó la mano al bolsillo de milagro. El central no se fue al vestuario por decisión del colegiado, pero sí por la del entrenador blanquiazul, que no quiso correr el riesgo de quedarse con diez. Su sustituto fue Trigueros. Borja Granero, un fijo en el once la temporada pasada, se ha visto relegado a cuarto central de la plantilla en el orden de preferencia del técnico abulense.

El Deportivo elaboró la primera acción ofensiva con continuidad a los 55 minutos, aunque no finalizó con éxito. Después, el míster dio descanso a William y a Miku para que entraran Víctor García y Doncel. Quiles dejó de ser delantero asimétrico para convertirse en el punta de referencia.


descuento

El partido se alargó nueve minutos, tiempo que se hizo muy largo al Depor 




Al contragolpe, los deportivistas desperdiciaron la opción de sentenciar el choque a los 67 minutos. Condujo Víctor de manera excesiva y la jugada acabó con un disparo de Doncel sin peligro.

Borja Granero y Rafa de Vicente fueron los últimos en incorporarse al partido por parte herculina. El Tudelano pidió penalti por una mano de Trigueros a falta de cinco minutos para que se cumpliera el tiempo reglamentario, al que se llegó con un paradón de Ian Mackay, una estirada salvadora para sacar a córner un remate de cabeza de los locales.

Gualda volvió a avisar antes de un alargue que se hizo eterno. Ocho minutos que se acabaron convirtiendo en nueve y en los que el Deportivo se tuvo que poner el mono de faena para sacar adelante el segundo triunfo.

Fue un tiempo de nervios que tuvo final feliz para el Deportivo, uno de los pocos de la categoría de bronce que lleva un pleno de triunfos. Y eso que solo han transcurrido dos jornadas. La siguiente volverá a ser a domicilio para un Deportivo que, como dijo su técnico, tiene que ser camaleónico, adaptarse a la circunstancias y sacar adelante los partidos como sea. 



Agencias - Pandora v3.92+1.0.0 IG

Adrián Lapeña y Mackay dan el segundo triunfo al Dépor