Los talibanes dispersan una protesta de mujeres con gases y tiros al aire

Mujeres protestan por sus derechos en Kabul | Stringer
|

Los talibanes dispersaron ayer con gases lacrimógenos y disparos al aire una protesta organizada por mujeres afganas, que por segundo día consecutivo salieron a las calles de Kabul para reclamar sus derechos y su participación en un futuro Gobierno de Afganistán. Las afganas realizaban una marcha desde el Ministerio de Relaciones Exteriores hacia las puertas del Palacio Presidencial cuando fueron detenidas por los talibanes.


“Nos impidieron continuar la marcha y dijeron que no está permitido ir hacia la puerta del Palacio Presidencial”, dijo una de las organizadoras de la protesta, que pidió el anonimato. “Usaron disparos y gases lacrimógenos para dispersarnos, incluso si cinco mujeres se reúnen en un lugar para protestar las dispersan”, agregó. La misma fuente apuntó que una de las manifestantes sufrió una herida en la cabeza durante los altercados de esta mañana.


Esta es la segunda protesta de mujeres que se lleva a cabo en Kabul en los últimos dos días y la tercera desde que los talibanes tomasen el control de casi todo el país, después de que el pasado jueves se congregasen una veintena de afganas para reclamar sus derechos en el nuevo régimen talibán. “La protesta de hoy estuvo en línea con la protesta de ayer para pedir a los talibanes que le den a las mujeres una participación significativa en todos los aspectos de la vida, incluida la toma de decisiones y la política”, explicó Samira Khairkhwa, otra de las organizadoras de las protestas en la capital afgana.


La activista remarcó que las protestas de mujeres continuarán “hasta que los talibanes acepten nuestras demandas, no nos quedaremos calladas ni nos encerraremos en las casas”. Los islamistas prometieron que su Gobierno será “inclusivo”, representando a todas las etnias y tribus del país, pero en el caso de las mujeres los líderes fundamentalistas han pedido esperar para ver cuáles serán las nuevas directrices, y han dicho que, mientras tanto, a las funcionarias se les pagará a domicilio.


El portavoz talibán, Bilal Karimi, declaró que “todos los afganos, incluidas las mujeres, gozarán de sus derechos en el futuro gobierno, pero el nivel de participación de las mujeres en la política es algo que se decidirá y quedará claro una vez que se forme el nuevo gobierno”. Las afganas defienden en los últimos veinte años han ganado grandes logros en materia de derechos y educación, por lo que también merecen trabajar como ministras, directoras y en otros puestos gubernamentales.


Catástrofe humanitaria

El secretario general de la ONU, António Guterres, encabezará el próximo día 13 una conferencia ministerial en Ginebra para recaudar fondos con los que reforzar la ayuda humanitaria en Afganistán que se enfrenta a una posible “catástrofe humanitaria”. Uno de cada tres afganos no sabe de dónde vendrá su próxima comida y se prevé que casi el 50% de los niños menores de cinco años sufra desnutrición aguda en los próximos doce meses. Al conflicto armado, que ha desplazado este año a más de medio millón de personas, se ha sumado una gran sequía que está complicando la situación alimentaria .


De momento, el aeropuerto de Kabul reanudó ayer los vuelos nacionales, paralizados desde la victoria talibán el pasado 15 de agosto, y que solo operó entonces vuelos de evacuación hasta el lunes, cuando salieron del país las últimas tropas estadounidenses. “Los dos primeros vuelos nacionales despegaron hoy del aeropuerto de Kabul”, dijo Bilal Karimi, portavoz de los talibanes. 

Los talibanes dispersan una protesta de mujeres con gases y tiros al aire