Podemos vuelve a rizar el rizo de la incongruencia

|

Podemos siempre presumió de ser un partido atípico, diferente, que llegaba a la política para acabar con la casta y se supone que con la caspa. Con el paso del tiempo se fueron acostumbrando a eso de pisar moqueta y comenzaron a adquirir modos que se podrían definir como de formación tradicional. Sin embargo, es indudable que les quedan ramalazos. De las rastas a las camisetas o la ausencia de corbatas hasta intentar dirigir un ministerio desde Twitter. Y, por supuesto, eso de llamar a la movilización callejera. Lo que ya es un grave caso de esquizofrenia es manifestarse contra un Gobierno del que formas parte por la subida del recibo de la electricidad y todavía lo es más lo de registrar iniciativas en contra de tu socio. Pero ese es el peaje que tenemos que pagar. foto: Echenique, ayer en el congreso | efe

Podemos vuelve a rizar el rizo de la incongruencia