Diez conjuntos arquitectónicos se unirán al catálogo de protección

El grupo de viviendas Claudio San Martín, se empezó a construir en los 40 y adaptó su geometría al entorno | Quintana
|

La Dirección Xeral de Ordenación do Territorio e Urbanismo informaba ayer de manera favorable sobre la modificación puntual del Plan General de Ordenación Municipal (PGOM) de la ciudad, para proceder a la incorporación de diez nuevos conjuntos patrimoniales al catálogo de protección.

Son diez los elementos arquitectónicos a los que se da cobertura con esta modificación e inclusión en el catálogo, que abarcan, en total, unos 45 edificios.

De este modo, el organismo que depende de la Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Vivenda, da respuesta a la modificación planteada por el Ayuntamiento coruñés, que fue fruto de varios cambios durante el anterior mandato, y que se aprobó en el pleno del pasado mes de diciembre, con la única abstención de los concejales del grupo popular.

El objetivo de inclusión en este catálogo es garantizar, para esos 45 edificios, el nivel de protección urbanística, de acuerdo a su valor y a su interés, ya sea arquitectónico, arqueológico, cultural, artístico o histórico, entre otros posibles parámetros.


En detalle


Son, por lo tanto, diez los conjuntos arquitectónicos a los que se busca dar mayor protección con esta modificación puntual del plan de ordenación, ahora amparado ya al completo por la Xunta.

Entre los diez conjuntos en cuestión hay siete edificios: el edificio del Banco Noroeste (actualmente Sabadell Gallego), en Linares Rivas; el edificio Pou, en Fernando González; el edificio Cooperativa de Alféreces, en la esquina de Juan Flórez con Fernando González; el número 28 de Juan Flórez, característico por su fachada de Granito abujardado, vidrio y madera; el número 43 de Fernández Latorre, un edificio con galerías de finales del siglo XIX; el antiguo concesionario de la Citroen, en la conjunción de la avenida de Oza con la ronda de Outeiro; y, por último, la Escuela de Arte Superior y Diseño Pablo Picasso, en Pelamios.


La importancia de su autoría, las soluciones dadas o su valor histórico fueron los motivos de la catalogación 


A todos ellos se le unen tres conjuntos arquitectónicos, hasta completar la decena de adhesiones al catálogo: las viviendas pareadas de Eladio Rodríguez y Padre Sarmiento, unas de las primeras en edificarse junto al parque de Santa Margarita; el conjunto de viviendas de Claudio San Martín, que se distribuyen por la calle homónima, la avenida de Oza y la calle de Francisco Vales Marín; y las viviendas del grupo de Mariñeiros.


Razones de la inclusión


Los motivos para la protección de estos conjuntos es variada, alguna por la importancia de sus autores y las soluciones dadas en la creación, otras por ser elementos históricos apenas intactos, mientras que otros lo están por su carácter inédito.

En el caso del edificio del Banco Noroeste, destacan sus arquitectos, Ramón Vázquez Molezún y José de la Mata Gorostiza, así como la nueva solución a las galerías hacia el frente portuario.

En la importancia de sus autores, también destacan el edificio Pou, ideado en los años 60 por Miguel Fisac; el de la Cooperativa de Alféreces, creado en los 70 por Carlos Meijide Calvo; el del número 28 de Juan Flórez, ideado por Ramón Vázquez Molezún y Gerardo Salvador Molezún en 1966; la Escuela Pablo Picaso, creada por Jose Antonio Corrales; o el edificio de Citroen, del arquitecto Andrés Fernández-Albalat Lois.

El número 43 de Fernández Latorre se incluye por su importancia histórica, al llegar su estilo de finales del siglo XIX prácticamente intacto a nuestros días y ser representativo de su época. Mientras, los edificios pareados de Padre Sarmiento y Eladio Rodríguez, contiguos a la colonia Juan Canalejo, fueron de las primeras viviendas adosadas que se construyeron rodeando el parque de Santa Margarita. 

Diez conjuntos arquitectónicos se unirán al catálogo de protección