Los frentes se acumulan en la operación salida del club

Borges se fue de vacaciones pensando en quedarse en el Depor, pero el club tenía otros planes para él | pedro puig
|

Al Deportivo se le acumulan los nombres en la operación salida. A los ya sabidos de Uche Agbo, Fede Cartabia y Diego Rolan se suman los de Celso Borges e incluso de Yago Gandoy, a tenor de su ausencia en la lista de convocados para el choque de esta tarde con el Real Madrid Castilla. Además, no está, ni mucho menos, cerrada la continuidad de Keko Gontán y durante el mercado se abrió la posibilidad de que Borja Granero saliera hacia un equipo de superior categoría.

Quedan quince días para que empiece la temporada y un poco más para que el mercado se cierre y son múltiples los frentes abiertos.

En principio, a la hora de reforzar la plantilla, y siempre en función de los jugadores que acaben abandonando el barco, el cuerpo técnico espera la incorporación de un extremo y un delantero. La defensa, si no se producen movimientos indeseados, estaría cerrada y también el centro del campo, donde hay excedente.



1 El mediocentro, con mucho excedente


En esa parcela se acumulan los nombres y el trabajo para la secretaría técnica. Son tres los que tienen la puerta abierta. El primero, Uche Agbo. Tras Diego Rolan y Fede Cartabia, es el jugador con la nómina más alta en la plantilla deportivista. El club apostó por él la temporada pasada confiando en el ascenso y la consiguiente vuelta al fútbol profesional, pero no sucedió. El nigeriano tiene proyección y la primera intención del Deportivo era cederlo a un equipo de una división superior para recuperarlo en el futuro. A día de hoy esa posibilidad está prácticamente descartada. Uche sigue en el equipo, a la espera de acontecimientos. Desde el principio de la pretemporada ha sido el ‘Guadiana’, apareciendo y desapareciendo de los entrenamientos con permisos del club para buscar una salida.

No se ha entrenado con el grupo y tampoco ha participado, lógicamente, en partido alguno.

Distinto es el caso de Celso Borges. Se fue de vacaciones en mayo con la idea de regresar al Deportivo y cumplir, probablemente, el último contrato de su carrera. Pero el rendimiento que ofreció el curso pasado y su remuneración progresiva, le han abierto la puerta de salida. A él no le ha gustado cómo lo ha manejado el club. Cuajó una buena Copa de Oro con su selección, fue incluido en el once de la competición y regresó al Deportivo como uno más. Al menos en los entrenamientos. En los partidos, en cambio, participó en el primero, ante el Bergantiños, se quedó en el banquillo en el Teresa Herrera y no participará en el de esta tarde ante el filial blanco. Yago Gandoy, a la vista de su descarte en el compromiso con los blancos y su escasa participación el curso pasado, también ha pasado a formar parte de los transferibles. Tienen plaza fija en esa posición, una de las más pobladas, los recién llegados Josep Calavera y Rafa de Vicente y a ellos se suman el capitán, Álex Bergantiños, y Diego Villares, que la temporada pasada dio el salto al primer equipo en los estertores del mercado de invierno.



2 Más salidas que no fructifican


Los que parecían tener el futuro más o menos definido eran Cartabia y Rolan. El argentino ha cerrado su etapa en el Al-Shabab de Dubai. Según algunos medios de Emiratos Árabes, el jugador habría visto reabierta la puerta del club en el que había militado cedido las dos últimas temporadas, pero no pasaría los exámenes médicos por el estado de su tobillo. El futbolista, según esas mismas publicaciones, ha negado los problemas en los reconocimientos.

El hecho es que las negociaciones para el regreso de Cartabia a Dubai no han fructificado. El futbolista tiene un año más de contrato con el Depor y su ficha es inasumible para el equipo.

Lo mismo que la de Diego Rolan. Al uruguayo intentan colocarlo de nuevo en México. El año pasado no prosperaron las negociaciones con los Bravos de Juárez ni con el Nimes francés y acabó volviendo al Deportivo para debutar como blanquiazul en Segunda División B. Pero esta temporada no se repetirá la historia, al menos en esa segunda parte, porque el club no puede permitirse tenerle en nómina, más aun con los recortes presupuestarios que está aplicando.

El conjunto coruñés necesita colocar el excedente en la plantilla para poder seguir moviéndose en el mercado. Aún necesita refuerzos para doblar posiciones en la plantilla herculina. 

Los frentes se acumulan en la operación salida del club