Los afectados del Ofimático preparan nuevas protestas tras casi 20 años

Los afectados, en una reunión reciente con los responsables de la Marea Atlántica
|

Pronto se cumplirán 20 años desde que los vecinos afectados por el Ofimático (14 fueron expropiados) comenzaron su campaña para conseguir la desafectación. Esa campaña sigue en marcha, y se retomará el septiembre, reuniéndose ante María Pita los días de pleno y cada viernes. “Comenzamos en noviembre de 2001 y seguiremos así, porque no tenemos alternativa. Nos han arruinado de por vida, a nosotros, a nuestros hijos y a nuestros nietos”, explican.


Urbanismo propone una solución que les permitiría quedarse en sus hogares, pero pagando cuotas 


La construcción del Parque Ofimático (el actual Xuxán) implicó que se desafectaran varias casas del margen derecho de Alfonso Molina en sentido salida, en San Vicente de Elviña. A sus dueños se les compensó con edificabilidad, lo que les convirtió en “promotores a la fuerza”, como se definen ellos. Eso significa que tienen que pagar unas enormes cuotas de urbanización de decenas de miles de euros, que no pueden afrontar: 60.000, 40.000, 30.000... Depende del terreno pero mucho o poco, hay que pagar. “Vas pasando por la vía de apremio hasta que te lo reclaman. Han llegado a embargar las cuentas de gente que cobra una pensión”, denuncian. Mientras al otro lado de Alfonso Molina, cada vez se construyen más edificios y más y más familias acuden a vivir al nuevo barrio, los vecinos de San Vicente de Elviña, donde hay cinco familias afectadas, se sienten olvidados.

La Marea Atlántica, se reunió hace poco con ellos, y anunció que exigirá al Gobierno local una solución. La portavoz de la Marea, María García, denuncia que “levan meses sen información nin alternativa para as súas vivendas”,



Mesa de trabajo


Urbanismo siempre se ha negado a desafectarlos porque figuran como zona de equipamientos en el proyecto del Parque Ofimático, lo que obligaría a paralizar las obras. Se formó una mesa de trabajo para solucionar el problema y el Ayuntamiento había creído dar con una solución: una especie de permuta a la inversa, pero los vecinos recelan. Para empezar, nunca han tenido una reunió cara a cara con el concejal, Juan Díaz Villoslada, para tratar el tema y además, no pueden seguir pagando cuotas, y entienden que la propuesta del Ayuntamiento no les exime de hacerlo, por eso no están conformes.

“No nos gusta porque seguiríamos siendo parte del Parque Ofimático, y pagando las cuotas, . Dijimos que no estábamos de acuerdo y eso fue todo”, recuerdan. Aquello fue a principios de año, y no han recibido nuevas comunicaciones del Ayuntamiento. Se preguntan qué clase de mesa de trabajo no se reúne desde hace diez meses. “Esixímoslle que dea a cara”, declaró García. 

Los afectados del Ofimático preparan nuevas protestas tras casi 20 años