La piscina de O Castrillón se halla en el punto de mira por los recortes

La alcaldesa y la concejala de Deportes visitaron las instalaciones en noviembre | patricia g. fraga
|

La polémica por la apertura del complejo deportivo de O Castrillón parece lejos de acabar, para disgusto de los vecinos, que tienen que soportar otro agosto sin piscina en su barrio. El mes pasado, este periódico adelantaba que el Ayuntamiento estaba reforzando la piscina, y el martes la junta directiva de la asociación de vecinos Castrillón-Urbanización Soto “IAR” observaron la obra, para denunciar lo que consideran una deficiencia de la construcción, producto de una baja temeraria: el concurso lo ganó Marcatabria, ofreciendo un presupuesto un 30% inferior al inicial.


Los portavoces vecinales exigen una reunión con al alcaldesa para conocer cuál es la situación real 



Los representantes vecinales tuvieron la oportunidad de contemplar con sus propios ojos cómo se instalaban unas vigas de hierro para afianzar el vaso de la piscina, lo que ha suscitado indignación, por considerarlo la prueba evidente de que se ha escatimado al construir el complejo deportivo que llevan veinte años desesperando. “Nos llevamos una fuerte impresión. No solamente nos indignamos, sino que es una ocultación de información, porque llevábamos pidiendo que nos dijeran por qué no se abría”, dijo el presidente, Ramiro Otero, que lamentó la falta de comunicación con el Ayuntamiento. “Es una falta de transparencia. Si hay un problema, hay que afrontarlo, pero con claridad, porque hay que abrirlo con seguridad, y si no la hay, tampoco queremos que se abra”, declaró.

Entre el Gobierno local y la asociación no existe una buena sintonía, por lo que los vecinos han recurrido a la ayuda de la oposición y han recogido firmas exigiendo la apertura inmediata del complejo. “Si nos lo hubiera dicho, esto no hubiera tenido sentido”, reconoce el líder vecinal, que reclama una reunión.


En 2013


Hay que tener en cuenta que la estructura se levantó durante la etapa de Carlos Negreira en el poder, en 2013, de manera que la asociación no culpa a Rey de este contratiempo. El concurso, señalan los vecinos, no consideraba siquiera como un criterio el económico, pero fue adjudicado al único ofertante. La asociación recuerda que presentó una protesta en su día “Ya de aquella decíamos que podía hacer una baja temeraria, en el que señalaban”, explica Otero. “La diferencia existente asciende a una cantidad de 1,2 millones de euros, cantidad que sin duda se ahorra a costa y en detrimento de las calidades e incumplimiento de condiciones técnicas”.

En noviembre del año pasado, la alcaldesa visitó la obra en compañía de la concejala de Deportes, Mónica Martínez, y prometió que estaría abierta este mismo año. Ahora señala que se abrirá “cuanto antes”. 

La piscina de O Castrillón se halla en el punto de mira por los recortes