Mucho balón, presión, bandas, goles... y Menudo

Prácticamente todo el fútbol de ataque nace de las botas de Juan Carlos Menudo | pedro puig
|

El Deportivo de Borja Jiménez aún está empezando a andar. Apenas tres semanas de trabajo y solo dos partidos amistosos, pero las victorias contra el Racing Villalbés (1-2) y el Viveiro (0-4) han mostrado las primeras pinceladas del bloque que espera construir el técnico abulense y han descubierto el peso que puede tener Juan Carlos Menudo.


1. Piedra angular y escopeta preparada

Hay dos nombres que han sobresalido especialmente en estos dos primeros amistosos, sobre todo en el duelo de Vilalba. Menudo es el jugador del que nace casi todo el fútbol ofensivo. Se mueve de maravilla entre líneas, conecta con los extremos y los puntas, busca el último pase y es vital en las acciones de estrategia, ya que es el encargado de colgar las faltas y los córners.


Rafa de Vicente, por su parte, tiene capacidad para imponerse en la medular y mover al equipo y posee un gran disparo de media distancia que le convierte en un arma muy peligrosa en las segundas jugadas. Ante el Villalbés marcó un golazo desde la frontal del área, tras un rechazo en un saque de esquina.


2. Tener el control absoluto de la pelota

La escuadra blanquiazul quiere la posesión. Quedó claro en el primer amistoso, pero sobre todo en el segundo, que por momentos se convirtió en un monólogo deportivista.


Menudo, De Vicente, Villares, Juergen, Calavera... hay mimbres para tener la pelota y moverla con criterio.


3. Laterales de largo recorrido

Con Borja Jiménez, los laterales están llamados a tener mucho protagonismo en ataque. El entrenador blanquiazul apuesta por los laterales profundos. Diego Aguirre, que aunque puede actuar en la zaga tiene vocación ofensiva y mucha llegada, y Héctor Hernández alternaron el costado izquierdo tanto en Vilalba como en Cantarrana. Ambos llegaron al área contraria con facilidad, ganaron la línea de fondo en numerosas ocasiones e incluso el pucelano marcó un gol ante el Viveiro.


Hay que destacar el gran partido que completó el juvenil Trilli, que el pasado sábado ocupó el lateral derecho durante los primeros 62 minutos y no paró de doblar a Keko Gontán, generando mucho peligro.


4. Asfixiar la salida del balón del rival

El Depor presiona muy arriba y lo hace de una manera asfixiante. El conjunto coruñés no dejó sacar el balón de manera cómoda ni al Villalbés ni al Viveiro. De hecho, en el Municipal de Cantarrana, el 0-1 llegó tras la presión de Juergen al portero Tomy, que provocó que el guardameta se equivocara al sacar el esférico y este llegara a Alberto Quiles, que no desaprovechó el obsequio.


En los dos primeros ‘bolos’, la posesión ha sido claramente de los herculinos, pero en cuanto perdían el esférico, presionaban para recuperar la pelota de manera inmediata.


5. Muchas ocasiones y olfato goleador

El gol ha sido una de las asignaturas pendientes de la escuadra coruñesa en las últimas campañas. 

Costaba marcar, pero también generar peligro. En estos dos amistosos el Depor ha llegado con facilidad a la portería contraria y ha marcado seis tantos.


6. Ian Mackay, espectador de lujo

El cancerbero coruñés apenas ha intervenido. La solidez defensiva del Depor en Vilalba y Viveiro, con un notable papel de los centrales (sobre todo Granero y Trigueros), evitó que los rivales tuvieran ocasiones.


7. Buen papel de los canteranos

Bastante presencia han tenido los canteranos con la participación del portero Alberto y de los futbolistas Trilli, Juan Rodríguez, Yeremay, Mella, Noel, Dani Barcia e Iván Guerrero. Muy buenas sensaciones, sobre todo del lateral derecho ferrolano, del extremo canario y del delantero de Silleda.

Mucho balón, presión, bandas, goles... y Menudo