Pfizer y Moderna dicen que la calidad se paga

Un sanitario prepara una dosis de la vacuna de Pfizer | efe
|

Hoy es uno de esos días en los que los antivacunas están especialmente encendidos y repitiendo sin cesar el discurso de que las farmacéuticas son el mal. Ser son empresas y el hecho de que su ámbito de acción esté relacionado con la salud no significa que tengan que trabajar gratis. Lo que pasa es que subir el precio de las dosis de la vacuna con la que intentamos salvarnos de una pandemia sin precedentes en plena quinta ola es una decisión, como mínimo, impopular. Sobre todo si la razón, tal como apunta el ‘Financial Times’ es que se ha demostrado que son más eficaces que sus competidoras. Pero es lo que hay si queremos seguir teniendo suministros. A la Unión Europea le va a tocar comprar la dosis de Pfizer cuatro dólares más cara y la de Moderna, tres dólares más cara. Y suerte que los pedidos son millonarios, si no, el incremento del precio sería aún mayor. En esto, como en todo, el que quiera calidad tiene que pagarla. Aunque el motivo sea salvar vidas.

Pfizer y Moderna dicen que la calidad se paga