Casado en su laberinto

|

En un supuesto camino al centro todo le lleva a VOX de quien siente celos pues le arrebató la presidencia de las tres derechas y de ahí sus bandazos cada vez que abre la boca.


Desde su discurso sobre la democracia y la ley le retrata. Pese a sus apresurados estudios de derecho y el master, más falso que una moneda de cuatro euros, aún no entendió la diferencia entre una cosa y otra. Hablar de los que apoyaron la república de sublevados, solo se le ocurrió a Franco y a él.


Decir que con Franco también había leyes es otra aberración. El franquismo conculcó las leyes a golpe de asesinatos y represión. Eso sí, ayudado por la jerarquía y la casta enriquecida con el estraperlo y que consiguieron un importante botín. De los herederos directos –los siete magníficos, por ejemplo– le viene a Casado el cargo. Y al PP de Casado, de Mariano Rajoy, de Josñé María Aznar, de Feijóo, le viene esa parte de la historia reciente y los ya conocidos casos de corrupción que levantaron Génova y llenaron muchos bolsillos.


Tal vez, como en el caso Gürtel, con esas declaraciones quiera tapar lo cerca que estuvieron sus “maestros” del camarada Fidel invitado a Galicia por Fraga. Pero es inútil situar al partido popular ante un espejo pues son capaces de cerrar los ojos, como hacen los niños pequeños, para negar una realidad que forma parte de su mochila.


Si no fuera porque son patéticas, las declaraciones de Casado merecían un programa entero de Gila. Añadan ustedes las profundas reflexiones ¿? de Rajoy cuando, para arropar a Feijóo, desde Galicia no espetó este mensaje: no se puede ampliar el gasto en estos momentos. Quiere decir, según su receta, de la que nos dio sobradas pruebas el presidente de la Xunta, es recortar los gastos en educación, sanidad, ayudas para los dependientes, etc. Lo que se conoce como inversiones para mejorar la vida de quienes aportan esos recursos de los que parece que Mariano, Casado, Feijóo y el Banco de España creen que estarían mejor en la caja fuerte (¿de Génova?) o para otros menesteres.


Como la política viene a ser la piedra en la que muchos ciudadanos tropiezan dos veces, una reciente encuesta le da al partido de los populares, un puñado más de votos aunque lo mantiene todavía lejos de Moncloa.


Así pues Casado tiene que esperar para nombrar ministros según sus reglas ¿recuerdan? 

Casado en su laberinto