Van Aert se impone en la crono definitiva de un Tour de Francia que encumbra a Pogacar

Tadej Pogacar celebra su triunfo en el podio/EFE/EPA/GUILLAUME HORCAJUELO
|

El belga Wout van Aert se impuso en la contrarreloj definitiva del Tour de Francia, de 30,8 kilómetros entre los viñedos bordoleses, en los que, sin forzar, el esloveno Tadej Pogacar confirmó su maillot amarillo que mañana, domingo, lucirá por segunda vez en los Campos Elíseos.


La crono definitiva, en la que el año pasado dio la vuelta a la general para arrebatar en el último momento el amarillo a su compatriota Primoz Roglic, la usó como paseo, sin forzar el esloveno que se conformó con las tres victorias ya conseguidas.


El triunfo lo logró un Van Aert que se va del Tour con dos, tras el conseguido en la etapa del Mont Ventoux el pasado día 7, y que sitúa su contador en seis, a sus 26 años.


El campeón de Bélgica voló entre las viñas, para superar en 21 segundos con el danés Kasper Asgreen y en 32 a su compañero de equipo danés Jonas Vingegaard que, a falta mañana del paseo protocolario por los Campos Elíseos, acabará segundo en el podio de París a 5.20 del líder.


El tercero será el ecuatoriano Richard Carapaz, que efectuó una modesta crono 2.09 más lenta que la del ganador, pero que fue suficiente para confirmar su primer podio en el Tour, a 7.03 del vencedor.


No forzó Pogacar, que terminó octavo de la etapa a 57 segundos de Van Aert, lejos del rendimiento de la primera crono en la quinta etapa en Laval, donde logró la primera de las tres victorias con las que cerrará su segundo triunfo en el Tour.


El esloveno de 22 años prefirió preservar su maillot amarillo y no arriesgar, todo lo contrario que el año pasado en La Planches des Belles Filles, donde lo dio todo para enjugar la diferencia que tenía con Roglic.


En esta ocasión, la crono final no cambió ninguno de los 10 primeros puestos de la general. El australiano Ben O'Connor conservó su cuarto puesto ante el empuje del holandés Wilco Kelderman y el español Enric Mas, el sexto frente al kazako Alexey Lutsenko.


El jefe de filas del Movistar solo perdió 31 segundos con el de Astana y le quedan otros 40 para ser sexto, un puesto peor que el que firmó el año pasado.


También defendió su noveno puesto el español Peio Bilbao, pese a que firmó una mala crono, al igual que el colombiano Rigoberto Urán, que tampoco lo hizo bien, se mantuvo en la décima posición. 

Van Aert se impone en la crono definitiva de un Tour de Francia que encumbra a Pogacar